Zlatan Ibrahimovic, genio de los pies a la cabeza

Por Ander Barroso.-

La historia de Zlatan Ibrahimovic es realmente peculiar y muy recomendable de conocer para entender un poco mejor su forma de ser. Genio dentro del campo, Ibra nunca ha tratado de esconder su díscola personalidad, influenciada en sus orígenes y en el devenir de la vida. Creció en Rosengard, uno de los barrios inmigrantes más pobres de Malmoe. La pobreza y el alto porcentaje de inmigración son las señas de identidad del lugar que vio nacer a Ibra, que aun hoy aprovecha sus días libres para escaparse y disfrutar de la ciudad junto a su gente.

De padre bosnio y madre croata, sus padres inmigraron a Suecia antes de que él naciera debido a la grave situación que atravesaba la antigua Yugoslavia. Los primeros recuerdos que tiene la estrella sueca son con un balón en los pies. Sus primeras patadas a un balón las empezó a dar con tan solo ocho años en una pequeña cancha de piedra que hoy lleva su nombre. En sus inicios compaginó el fútbol con el taekwondo, su otra pasión. Pero con el paso del tiempo, el fútbol le obligaría a dejar las artes marciales.

Desde pequeño mostró algunos de los rasgos que actualmente tiene. Físicamente siempre ha destacado por su envergadura y ya por aquel entonces poseía el carácter que le ha caracterizado allá donde ha ido. Las discusiones y encontronazos con los entrenadores eran constantes por su forma de ver las cosas y estuvo a punto de dejar el fútbol a los quince años. Una decisión que el propio Ibra reconoce a día de hoy que hubiese sido el mayor error de su vida. Un año después firmaría su primer contrato profesional con el Malmo FF.

El Ajax de Amsterdam fue el gran descubridor del delantero sueco. Realizó una apuesta muy fuerte al pagar 8 millones por un chaval que de 19 años que a pesar de sus buenas prestaciones, era un desconocido. Para ´Ibracadabra`  el salto al campeón de la Eredivisie suponía un gran impulso en su carrera, no sólo por el impresionante potencial del conjunto holandés, también por el escaparate que supone para un joven sueco jugar en un equipo como el Ajax, con buena fama a la hora de apostar por jóvenes talentos.

Sin embargo, su adaptación al fútbol holandés fue más dura de lo previsto. Acostumbrado a triunfar allá donde iba, en Amsterdam le costó ganarse al público local. Por aquel entonces, Ibra sólo era una promesa y sus salidas de tono no le ayudaban nada a la hora de hacerse un nombre dentro del siempre competitivo Ajax. Su salto a Holanda le hizo madurar y crecer. Sus expulsiones y salidas nocturnas le hicieron crearse una fama que sólo borraría a base de tantos . Goles que le ayudarían a dar un salto más en su carrera: la Juventus.

La ´Vecchia Signora´ desembolsó 19 millones por el traspaso del ariete sueco. Para entonces, Zlatan había dejado de ser un desconocido. Pero fue en Turín donde explotó y terminó de confirmarse como uno de los delanteros con más proyección de la próxima década. Imparable en el juego de espaldas, es un delantero que sabe aguantar el balón y esconderlo. Ha marcado muchos goles mediante remates acrobáticos, posee una zancada dañina y vertical que le convierten en un tipo muy peligroso si le das espacio pese a que la velocidad no es uno de sus fuertes. Domina tanto el juego largo como el corto, una virtud muy importante en los delanteros.

En Delle Alpi fue una pieza clave de los dos Scudetto que ganó la Juve, que después quedarían invalidados por el escándalo del moggi-gate. Tras el descenso del equipo turinés, muchos grandes de Europa empezaron a interesarse en buena parte del vestuario del equipo de Delle Alpi e Ibra fue uno de los que más ´novias` tuvo. Se decantó por el Inter de Milan. En San Siro continuó con su progresión. Allí formó una dupla de ensueño junto a Adriano que le ayudarían a ganar tres títulos ligueros como nerazzurro.

Hartó de ganar en Italia (posee un 100% en títulos ligueros con tres equipos distintos), la llamada del Barça era una oportunidad única para él. Un tren que sólo pasa una vez en la vida.  Aterrizaba en el mejor equipo del mundo, convirtirtiéndose en el fichaje más caro de la historia azulgrana, 64 millones de euros. Una apuesta de Pep Guardiola, que tras cargarse a Samuel Eto´o, depositaba toda su confianza en el sueco como referente del equipo. Sin embargo, la apuesta de Guardiola no salió como él mismo pensaba…

Ibra nunca se adaptó a un vestuario hecho mediante señales claras. Le costó asimilar que ya no era el líder y tenía que jugar para un tipo llamado Messi. No exhibió su mejor nivel porque su cabeza no estaba con la confianza y moral suficiente, pero aún así, sus números fueron buenos y acabó la temporada con 21 goles. Su marcha de la Ciudad Condal fue un alivio para todas las partes. Guardiola, el grupo y el propio Ibra han salido reforzados con su vuelta a Italia.

Sobre todo, el de Malmoe. En las filas del Milan vuelve a sentirse un líder, ha recuperado la sonrisa y su mejor fútbol, siente la admiración de los demás y su importancia en el grupo. Esta noche regresa al Camp Nou, lo hace como referente del equipo de Massimiliano Allegri. El 0-0 de la ida obliga al cuadro italiano a salir con la idea de marcar, faceta claramente reservada para Ibra. Estará enrabietado y con las ganas de herir al que fue su rival. Pararle es el primer camino para estar en las semis.

Los Lunes al Sol: El Madrid roza la perfección en Pamplona

Fiesta del fútbol en el  Camp Nou

El Barça-Athletic del sábado era probablemente uno de los mejores partidos que se puedan ver hoy en día no sólo en España, me atrevería a decir que en Europa. Dos equipos fieles a un estilo de juego parecido, ofensivo y atrevido, con la posesión como fuente de oxígeno. Los dos llegaban tras afrontar compromisos europeos entre semana, mención especial lo del Athletic, que sólo tuvo 48 horas de descanso… Las secuelas de sendos compromisos continentales y la vuelta de ambas eliminatorias  la vuelta de la esquina, obligaron tanto a Guardiola como a Bielsa realizar algunas rotaciones. El Barça con Xavi y Puyol en el banquillo y Cesc en la grada; el Athletic con Amorebieta, Herrera y Llorente. La diferencia es que el técnico de Santpedor tiene bastantes más opciones que el preparador rosarino. El Athletic pierde mucho si le quitan dos o tres piezas claves. Tello volvió a responder forzando un penalti muy discutible, al igual que Adriano. Piqué e Iniesta asumieron el liderazgo en defensa y el centro del campo, siendo dos de las claves del funcionamiento. El primero fue un muro y mostró una gran seguridad e Iniesta desequilibró la balanza en el mejor momento sumando su tanto cincuenta como culé. El Athletic dio la cara y obligó a los locales a emplearse con la máxima intensidad posible, cuestionó la posesión del balón en todo un Camp Nou, pero estuvo demasiado tierno a la hora de generar ocasiones.  Al igual que el Madrid en Pamplona, el cuadro blaugrana le tenía mucho respeto al Athletic y tenía señalada esta fecha como una de las más complicadas de aquí al final de la Liga. Siguen la estela blanca.

Un triplete goleador de ensueño…

Porque el Madrid cumplió con nota en su visita al Reyno de Navarra (1-5). Osasuna se había ganado por méritos propios ser un equipo temido en su estadio hasta para los más grandes. El Madrid salió mentalizado de las dificultades que se encontraría, los locales, confiados de sus posibilidades. Sin embargo, el líder no tardó en imponer su superioridad y borrar de un plumazo las ilusiones navarras. Fue la tarde de Cristiano Ronaldo, que participó en los cinco goles de los madridistas. Mención especial el primero de sus dos goles, en un saque de falta desde treinta y cinco metros. El pobre Andrés, una de las sensaciones de esta Liga, fue la mayor víctima del acierto y contundente pegada del líder. Es cierto que los rojillos se toparon con un árbitro bastante riguroso, pero la discutible actuación del colegiado no justifica para nada el resultado final. El técnico portugués apostó por un equipo realmente ofensivo. La figura de Granero en el centro del campo junto a Xabi Alonso y la presencia nuevamente de los tres hombres con más gol de este equipo, le dieron al equipo blanco una verticalidad y pegada impresionante. Y es que entre Higuaín, Benzema y Cristiano suman ya 99 goles (23, 29 y 47 respectivamente) en lo que llevamos de curso. Una cifra impactante y que superará fácil la cifra record registrada por Messi, Eto´o y Henry hace temporadas anotando 100 dianas. Este equipo va camino de superar todas las marcas…

Las dos caras del fútbol

La batalla de El Molinón se avecinaba como una final para Sporting y Zaragoza. Tanto Clemente como Jiménez sabían que perder sería un duro golpe. Fue un duelo vibrante, lleno de emoción y con  desenlace incierto hasta el final. El equipo maño se ha abonado a ganar los partidos a última hora y el sábado también lo hicieron así. Helder Postiga y Lafita, dos puntales de los de Jiménez, pusieron la firma a los goles de Zaragoza. Hace un mes estaban situados a más de diez puntos de la salvación, pero tras sumar diez de los últimos doce puntos, ya sólo están a tres. La euforia maña contrasta con la decepción y abatía sportinguista. La situación empieza a ser preocupante y Clemente empieza a dar que hablar por sus enfrentamientos con la prensa. Ayer viendo su último show me acordé de Manolo Preciado. Si ya el Sporting tenía pocas opciones de salvarse con un tío como Manolo, nadie mejor que él conoce la plantilla e invoca un ambiente tan bueno tanto en el equipo como en el ambiente, con Clemente me parece la cosa prácticamente imposible. Aunque en el fútbol la palabra imposible carece de sentido…

Chelsea Ok, City K.o.

El Manchester City sigue haciendo méritos para no ganar la Premier. Los de Mancini pusieron fin a un mes de marzo horrible (cinco puntos de los últimos doce por los doce de doce de su rival) con un empate ante el Sunderland (3-3). Y gracias. Porque los ´Citizens` perdían a falta de diez minutos por dos goles. Los locales no fueron capaces de imponer en ningún momento su superioridad. Generaron fútbol y ocasiones mediante su fútbol directo, peor el Sunderland no se arrugó, ni mucho menos y tuvo la efectividad precisa para maximizar sus llegadas a la portería de Hart. Sólo ´Super Mario`, autor de dos goles, puede salvarse de las críticas. El ManU tiene una gran oportunidad esta noche de situarse a cinco puntos si vence al Blackburn. Por su parte, el Chelsea sigue la buena dinámica en la que está inmerso desde la destitución de Vilas Boas y el “ascenso” de Roberto Di Matteo. En un principio el acuerdo es hasta el final de temporada pero tal y como están sucediendo los acontecimientos, más de una ya está a favor de su continuidad. El italiano no sólo ha conseguido que el Chelsea esté a punto de meterse en las semis de la Champions y que Torres acabe con la sequía goleadora, también le ha dado un plus de confianza al equipo, que con actuaciones como las del Villa Park (2-4) va por buen camino. Tottenham y Arsenal no pueden dormirse, ya que los de Di Matteo amenazan con arrebatarles las plazas de Champions.

La Juventus vuelve a acariciar el liderato

En Europa pocos equipos pueden presumir de no haber perdido ni un partido en toda la temporada. Es el caso de la Juventus, que sigue su mano a mano particular con el Milan por ganar el Scudetto. Los turineses tenían una gran oportunidad de situarse a dos puntos del cuadro rossonero tras el empate del sábado en Catania de los milanistas. Se auguraba un choque comprometido para los de Allegri y así fue, pese a que hicieron lo más difícil, adelantarse en el marcador tras una pared entre Ibra y Robinho, finalizada por el segundo. Obligada a ganar recibía la Juventus al siempre temible Nápoles. No fue una victoria fácil, trabajada a base de esfuerzo e insistencia. Los goles no llegaron hasta la segunda parte Bonucci abrió en un saque de falta botado por Pirlo y Vidal sentenció la contienda con un golazo. Con el Nápoles volcado al ataque, Quagliarella aprovecharía una contra para poner el definitivo 3-0. Una victoria clave de la Juventus en su lucha por el título.

Boateng, un ´Príncipe` directo y con llegada

Por Ander Barroso.-

Los equipos del Milan han tenido siempre a lo largo de su historia un líder, pero a la vez grandes bloques, sólidos y con variedad de recursos y alternativas en ataque. No es el caso de la actual escuadra rossonera, que con un equipo bastante justo en lo competitivo, mantiene una lucha apretada con la Juventus por hacerse con el Calcio y salvo catástrofe, tiene el pase a los cuartos de la Champions hecho después del 4-0 que endosó al Arsenal en la ida. Escasos de talento y criterio, pero prácticos y efectivos, hay muchos “nombres” que ya no son lo que eran y piden un relevo a gritos, casos de Seedorf, Ambrosini o Van Bommel o no están dando todo lo que tendrían que dar (Robinho y Pato).

El conjunto rossonero está sacando el máximo partido posible a la presencia de Zlatan Ibrahimovic en la delantera. El delantero atacante está realizando una temporada subliminal y está tirando del carro. Hasta tal punto es la dependencia que tiene este Milan en el ariete sueco, que muchos de los partidos de esta campaña se han podido resumir tranquilamente con un “Ibrahimovic y diez más”. Una frase que ejemplifica claramente la dependencia que tiene el equipo de Massimiliano Allegri en Ibra. La simple presencia del sueco ha resuelto muchos partidos y en el vestuario del Milan nadie duda sobre quien es el líder. Sin embargo, en el vestuario de San Siro hay otro futbolista que en los últimos tiempos se ha convertido en un factor desequilibrante y muy a tener en cuenta.

No es otro que Kevin-Prince Boateng, centrocampista que a sus 24 años está alcanzando una madurez futbolística muy a tener en cuenta. Hermano de Jerome, por parte de su padre, crecieron por separado y el fútbol les ha vuelto a unir. En un principio era el pequeño de los Boateng, Jerome, quien apuntaba mejor maneras. Pero se ha estacando desde que fichara por el City, todo lo contrario que Kevin, cuyo salto al Milan ha sido decisivo para que explote.  La confianza que le han dado ha sido clave para que el centrocampista de orígen sudafricano, se haya convertido en un pilar muy importante dentro del esquema del equipo.

Hasta hace no tanto, lo poco que había dado que hablar Boateng era por sus continuas salidas de tono. Internacional en las categorías inferiores de la selección alemana, fue expulsado de ésta debido una salida nocturna con varios compañeros de la selección en plena concentración. Ese hecho ayudó a que decidiera inclinarse por jugar para Sudáfrica, con la que tuvo el privilegio de disputar el pasado Mundial de 2010 como anfitrión y siendo uno de los jugadores claves de una selección, que logró llegar hasta los cuartos, todo un hito para una selección poco dada a participaciones en Mundiales.

Su personalidad un tanto rebelde y alocada puede que tenga mucho que ver con el sitio en el que se crió. Wilmersdorf, uno de los barrios con más inmigrantes de la capital alemana, conocida por todo lo que se rodea (drogas, prostitución…). El propio Kevin reconoce que el fútbol le ayudó a evadirse de ese mundo. Con tan solo siete años empezó a jugar en las categorías del Hertha de Berlín, club que le vería debutar diez años más tarde. Boateng no tardó en mostrarse tal y como era, para lo bueno y para lo malo. En el club de su ciudad estuvo cinco años, antes de emigrar a la Premier League, al Tottenham a cambio de 5 millones. Con los ´Spurs` empezó jugando pero a raíz de la marcha de Martin Jol y la llegada de Juande Ramos perdió el sitio en el equipo y no volvió a recuperarlo. En el mercado de invierno del 2008 decidió regresar a casa, pero esta vez como cedido y en las filas del Borussia Dortmund. Después se marchó al Portsmouth donde estuvo una temporada, notable, antes de comprometerse con el Milan.

Y parece que en Milan ha encontrado la continuidad y confianza que necesitaba para explotar. Se le podría definir como un llegador incansable que puede aparecer por cualquier parte del campo, con una pegada descomunal y que conquista al aficionado por la garra que emplea en cada jugada. Pese a no ser una de sus virtudes, la calidad técnica e individual que posee le convierten en un jugador con capacidad para crear fútbol. Aunque es más frecuente verle irrumpir al ataque aprovechando la potencia de su zancada. Cuando Ibra no da en el punto, es el quien tira del carro, una muestra clara de la gran personalidad que tiene. Este es Kevin –Prince, un tipo que caiga bien o mal, nadie puede discutir que es uno de las grandes claves de este Milan.

Inzaghi salva a Allegri de la ruina

Por Ander Barroso.-

Si algo han confirmado los dos compromisos entre Real Madrid y Milan es que el equipo rossonero sigue sin ser un serio candidato a estar en la final de Wembley pese a la importante apuesta que hizo Galliani fichando a Ibrahimovic y Robinho para acabar con la dinastía del Inter en Europa. Mucho tendrán que cambiar las cosas en un equipo que no sabe aprovechar el talento que tiene en los últimos metros debido a su inoperancia en la medular. El de San Siro no fue un partido tan plácido como el del Bernabéu para el Real, aunque aun así, el cuadro merengue volvió a ser claramente superior.

El Milan salió con la intención de hacerse con el balón e imponerle al partido ese ritmo lento que tanto les interesaba. Los de Mourinho no se intimidaron y aprovecharon sus recursos en ataque, infinitamente superiores a los del equipo transalpino. Así, el Madrid planteó un partido de ida y vuelta que el Milan vio con buenos ojos durante los primeros quince minutos. El mismo tiempo que Allegri tardó en darse cuenta que estaban destinados a la derrota si caían en el juego de los de ‘Mou’.

Por eso, el Milan ralentizó el ritmo del partido, lo que trabó el choque y les permitió dar algún susto que otro a Casillas. El partido se fue calentando con el paso de los minutos. Los locales empezaron a tener más el balón, pero sus recursos con él no abundaron ni en calidad ni en cantidad. Las únicas variantes ofensivas pasaban por el pase largo a Ibrahimovic en busca de una segunda jugada y los pases a la espalda de una defensa adelantada que provocó incontables fueras de juego de los de arriba.

Carvalho y Pepe volvieron a rendir a un nivel espectacular y el Milan solo llegó mediante chispazos de calidad. Así, Ibrahimovic pudo adelantar a los suyos, tras una genialidad de Ronaldinho que acabó en una vaselina del sueco a la que le faltó un poco más de toque. Boateng le dio algo más de llegada a una línea de tres que el Madrid volvió a sobrepasar con suma facilidad. Cuando juegas con un 4-3-3, la clave de ese sistema está en el centro del campo y con Gattuso y Pirlo pasados de rosca, poco se le puede pedir a este Milan cuando se enfrenta frente a un grande

El empate parecía ser el resultado al que se iba a llegar al descanso, cuando Higuaín, desaparecido hasta ese momento, aprovechó un gran pase de Di María para cruzar el balón y batir a Abbiati en lo que fue un tanto psicológico a dos minutos del final. Los de Mourinho se iban al descanso con un resultado favorable y podían afrontar la segunda parte con todas las de ganar.

El Madrid volvió a imponer en la segunda parte el dominio que tuvo en el inicio del partido. Aumentaron las combinaciones de los cuatro de arriba, Di Maria y Cristiano desbordaron con más facilidad… El partido parecía estar controlado, pero contra equipos de la calidad del Milan nadie se puede fiar. Harto del pobre bagaje de Ronaldinho, Allegri decidió quitar al brasileño y dar entrada a Inzaghi.

Allegri acertó de pleno con su entrada, el partido estaba hecho para expertos como él dentro del área e Inzaghi no defraudó. Sacó de sitio con sus movimientos a la zaga blanca y los dos balones que tocó los convirtió en oro. Igualado con Raúl y Muller como máximo goleador en competiciones europeas, el delantero italiano se convirtió en el gran héroe del Milan y con sus dos goles se convierte en el máximo goleador en solitario.

El primero tras un error de Pepe, al que Ibrahimovic le robó la cartera y sorprendió a Casillas a la hora de centrar un balón que se envenenó e Iker tuvo que sacar con una mano. Inzaghi, ‘perro viejo’, aprovechó el rechace para batir al portero madridista. A partir de ahí el partido se convirtió en un infierno ante el rugir de San Siro y el ‘9’ milanista no tardó en obrar el milagro al aprovechar, en fuera de juego, un servicio de Gattuso y definir como sabe delante de Casillas.

El 2-1 era un premio demasiado grande para un equipo que en los ciento ochenta minutos se ha visto superado por el Madrid. El fútbol no podía ser tan injusto con el conjunto madridista y al igual que en Alicante, Benzema volvió a ser decisivo al dar una asistencia a Pedro León, que no se lo pensó a la hora de disparar y fusilar a Abbiati, lo que sirvió para certificar el pase a octavos y confirmar las buenas sensaciones en Champions mostradas hasta ahora, que convierten al equipo de Mourinho en uno de los grandes favoritos.

¿Que fue de… Cosmin Contra?

Por Ander Barroso.-

Cosmin Contra, uno de los baluartes del mejor Alaves que se recuerda de la historia, finalista de la Copa de la UEFA con Mané en el banquillo, nunca se imaginó al llegar a Vitoria lo que iba a marcarle su estancia en Euskadi. El defensa rumano se dio a conocer en el ‘Glorioso’, donde se apoderó del lateral derecho y fue uno de los pilares del equipo. Su evolución no pasó desapercibida para los grandes. No obstante, le quiso el Real Madrid, pero el Milan se anticipó a la entidad merengue.

Contra llegó a Milanello con la intención de triunfar en un grande. Sin embargo, su paso por San Siro no salió todo lo bien que le hubiera gustado. No obstante, nunca se aclimató al fútbol italiano y su estancia en el Calcio no duró más que un año. Tras su fracaso en Italia decidió regresar al fútbol español, esta vez para recalar en las filas del Atlético. En el Manzanares se le dio confianza, pero una grave lesión le alejó del éxito. A partir de ahí, nunca volvió a ser el mismo.

Así, el Atleti decidió cederle dos años consecutivos para que recuperara la confianza perdida. Primero al West Bromwich y después al Timisoara. Hartos del lateral rumano, el Atlético se lo vendió Getafe y fue en el equipo azulón donde Contra volvió a disfrutar del fútbol. Volvió a soñar con hacer algo grande en una competición europea (en el Coliseum todavía se recuerda su golazo frente al Bayern) y su papel en el equipo siempre fue importante.

Pero la edad pasa factura y en Contra no fue menos. Así el lateral rumano decidió el pasado verano hacer las maletas a sus 34 para regresar al Timisoara. Lo sorprendente es que Contra no sólo se encarga de subir la banda, sino que además es el entrenador del equipo. Se puede decir que apura sus últimos días como futbolista y a la vez se prepara para la que será su nueva vida en los banquillos.

Robinho regresa con intención de ‘liarla’

Por Ander Barroso.-

Robinho regresa este martes al césped del Santiago Bernabéu con la camiseta del Milan. Aunque no quiera reconocerlo públicamente, es obvio que el brasileño tiene la fecha de hoy apuntada en su agenda desde que se conoció el sorteo. Robinho sueña con salir victorioso del escenario merengue y ganarse el reconocimiento de aquellos que todavía discrepan de él. Regresa con todas y ya ha dicho que si marca lo va a celebrar… por respeto a la afición ‘rossonera’.

Será una incógnita ver como recibe el público merengue a un futbolista al que se le dio todo, pero que no supo asumir su primera cuerda floja y se marchó a las primeras de cambió por la puerta de atrás en lo que fue una repentina venta. De su ilusionante debut en Cádiz fue a menos y la llegada de Cristiano Ronaldo acabó con su presencia en España. Con una actitud un tanto inmadura y poco valiente, el brasileño prefirió hacer las maletas e irse al Manchester City en vez de quedarse y asumir la competencia.

Pronto se arrepintió de lo que había hecho. Por más confianza que se le dio, Robinho nunca se hizo a un fútbol físico que no le beneficia por sus características. En el City se convirtió en el eterno suplente y tocó fondo en el invierno del año pasado. Con el temor de no ser citado para el Mundial, se marchó cedido al Santos, dónde recuperó la confianza y volvió a disfrutar del fútbol. Así, fue a Sudáfrica y fue uno de los pocos que se salvaron de la ‘canarinha’.

Acabado el Mundial, Robinho sabía que era el momento de regresar a Europa. La del Milan era la opción que más se acoplaba a lo que buscaba y la presencia de compatriotas como Ronaldinho, Pato o Thiago Silva también ayudaba. El fútbol italiano no tiene nada que ver al británico y sabe que a sus 26 años, San Siro debe ser el lugar de su consagración.

Ibrahimovic vuelve por sus fueros

 

Por Ander Barroso.-

En San Siro se vuelve a soñar con los títulos. Tras vivir una de las peores temporadas de los últimos años, las aguan empiezan a volver a su cauce. Al fracaso de la pasada temporada se unió el éxito del Inter con el triplete y Berlusconi no estaba por la labor de vivir otra campaña así.

Il Cavaliere era consciente que necesitaban dar un puñetazo sobre la mesa con el fichaje de una estrella con la que poder ilusionar a la afición rossonera. Surgió la opción de Ibrahimovic, al que Guardiola no quería ver ni en pintura y el Milan no se lo pensó dos veces.

El sueco regresa a Italia con mucha rabia y eso puede ser bueno. El hecho de que en el Barcelona nunca terminara de sentirse importante hace que llegue al Milan con la intención de demostrar a todo el mundo que es uno de los mejores delanteros del mundo.

Su celebración en el primer tanto frente al Auxerre muestra a las claras la rabia que tenía dentro. No lleva ni un mes en la entidad rossonera, pero en este corto periodo, Ibra ha tenido tiempo para volver a sentirse un futbolista importante y querido, lo que le ayudará a sacar su talento.

Sin embargo, en el Barca no hizo méritos para triunfar. Empezando por su arrogancia, algo que no tiene cabida en un vestuario tan humilde como el culé. El delantero sueco nunca aceptó el hecho de que en Can Barca no fuera el número uno, ni el dos, ni el tres…

Futbolísticamente hablando, es cierto que el fútbol del Barca no le venía demasiado bien, pero también creo que Ibra tiene talento para jugar en cualquier equipo. Sus números no fueron nada malos, pero su prepotencia le ha jugado una mala pasada, al mismo tiempo que mantener a un representante que cada dos por tres mandaba recaditos a su entrenador…