Zlatan Ibrahimovic, genio de los pies a la cabeza

Por Ander Barroso.-

La historia de Zlatan Ibrahimovic es realmente peculiar y muy recomendable de conocer para entender un poco mejor su forma de ser. Genio dentro del campo, Ibra nunca ha tratado de esconder su díscola personalidad, influenciada en sus orígenes y en el devenir de la vida. Creció en Rosengard, uno de los barrios inmigrantes más pobres de Malmoe. La pobreza y el alto porcentaje de inmigración son las señas de identidad del lugar que vio nacer a Ibra, que aun hoy aprovecha sus días libres para escaparse y disfrutar de la ciudad junto a su gente.

De padre bosnio y madre croata, sus padres inmigraron a Suecia antes de que él naciera debido a la grave situación que atravesaba la antigua Yugoslavia. Los primeros recuerdos que tiene la estrella sueca son con un balón en los pies. Sus primeras patadas a un balón las empezó a dar con tan solo ocho años en una pequeña cancha de piedra que hoy lleva su nombre. En sus inicios compaginó el fútbol con el taekwondo, su otra pasión. Pero con el paso del tiempo, el fútbol le obligaría a dejar las artes marciales.

Desde pequeño mostró algunos de los rasgos que actualmente tiene. Físicamente siempre ha destacado por su envergadura y ya por aquel entonces poseía el carácter que le ha caracterizado allá donde ha ido. Las discusiones y encontronazos con los entrenadores eran constantes por su forma de ver las cosas y estuvo a punto de dejar el fútbol a los quince años. Una decisión que el propio Ibra reconoce a día de hoy que hubiese sido el mayor error de su vida. Un año después firmaría su primer contrato profesional con el Malmo FF.

El Ajax de Amsterdam fue el gran descubridor del delantero sueco. Realizó una apuesta muy fuerte al pagar 8 millones por un chaval que de 19 años que a pesar de sus buenas prestaciones, era un desconocido. Para ´Ibracadabra`  el salto al campeón de la Eredivisie suponía un gran impulso en su carrera, no sólo por el impresionante potencial del conjunto holandés, también por el escaparate que supone para un joven sueco jugar en un equipo como el Ajax, con buena fama a la hora de apostar por jóvenes talentos.

Sin embargo, su adaptación al fútbol holandés fue más dura de lo previsto. Acostumbrado a triunfar allá donde iba, en Amsterdam le costó ganarse al público local. Por aquel entonces, Ibra sólo era una promesa y sus salidas de tono no le ayudaban nada a la hora de hacerse un nombre dentro del siempre competitivo Ajax. Su salto a Holanda le hizo madurar y crecer. Sus expulsiones y salidas nocturnas le hicieron crearse una fama que sólo borraría a base de tantos . Goles que le ayudarían a dar un salto más en su carrera: la Juventus.

La ´Vecchia Signora´ desembolsó 19 millones por el traspaso del ariete sueco. Para entonces, Zlatan había dejado de ser un desconocido. Pero fue en Turín donde explotó y terminó de confirmarse como uno de los delanteros con más proyección de la próxima década. Imparable en el juego de espaldas, es un delantero que sabe aguantar el balón y esconderlo. Ha marcado muchos goles mediante remates acrobáticos, posee una zancada dañina y vertical que le convierten en un tipo muy peligroso si le das espacio pese a que la velocidad no es uno de sus fuertes. Domina tanto el juego largo como el corto, una virtud muy importante en los delanteros.

En Delle Alpi fue una pieza clave de los dos Scudetto que ganó la Juve, que después quedarían invalidados por el escándalo del moggi-gate. Tras el descenso del equipo turinés, muchos grandes de Europa empezaron a interesarse en buena parte del vestuario del equipo de Delle Alpi e Ibra fue uno de los que más ´novias` tuvo. Se decantó por el Inter de Milan. En San Siro continuó con su progresión. Allí formó una dupla de ensueño junto a Adriano que le ayudarían a ganar tres títulos ligueros como nerazzurro.

Hartó de ganar en Italia (posee un 100% en títulos ligueros con tres equipos distintos), la llamada del Barça era una oportunidad única para él. Un tren que sólo pasa una vez en la vida.  Aterrizaba en el mejor equipo del mundo, convirtirtiéndose en el fichaje más caro de la historia azulgrana, 64 millones de euros. Una apuesta de Pep Guardiola, que tras cargarse a Samuel Eto´o, depositaba toda su confianza en el sueco como referente del equipo. Sin embargo, la apuesta de Guardiola no salió como él mismo pensaba…

Ibra nunca se adaptó a un vestuario hecho mediante señales claras. Le costó asimilar que ya no era el líder y tenía que jugar para un tipo llamado Messi. No exhibió su mejor nivel porque su cabeza no estaba con la confianza y moral suficiente, pero aún así, sus números fueron buenos y acabó la temporada con 21 goles. Su marcha de la Ciudad Condal fue un alivio para todas las partes. Guardiola, el grupo y el propio Ibra han salido reforzados con su vuelta a Italia.

Sobre todo, el de Malmoe. En las filas del Milan vuelve a sentirse un líder, ha recuperado la sonrisa y su mejor fútbol, siente la admiración de los demás y su importancia en el grupo. Esta noche regresa al Camp Nou, lo hace como referente del equipo de Massimiliano Allegri. El 0-0 de la ida obliga al cuadro italiano a salir con la idea de marcar, faceta claramente reservada para Ibra. Estará enrabietado y con las ganas de herir al que fue su rival. Pararle es el primer camino para estar en las semis.

El mundo del fútbol se rinde a Messi y al Barca

Por Ander Barroso.-

El Barcelona volvió a ser el principal protagonista de la gala del Balón de Oro, con el tercer triunfo consecutivo de Lionel Messi, claramente por delante de Cristiano Ronaldo y Xavi Hernández, sin restar ni un ápice de mérito a la victoria de Pep Guardiola frente a Ferguson y Mourinho en el apartado de entrenadores y al tercer puesto de Xavi Hernández. La presencia de Dani Alves, Pique e Iniesta, junto a los citados Xavi y Messi en el once ideal, culminaba la fiesta blaugrana. Un merecido reconocimiento a un equipo que será prácticamente imposible se repita algún día. Hace tiempo que este Barca domina con autoridad por Europa a un nivel que roza la perfección y más de uno empieza a preguntarse si es el mejor equipo de todos los tiempos, aunque los balances siempre se hagan al final.

Más allá de los goles, las victorias y los títulos, lo verdaderamente admirable de este equipo es la filosofía que lleva a cabo para ganar. Seguidor y pupilo de Cruyff, al que siempre ha considerado como su ideólogo futbolístico, Guardiola se ha convertido en el hombre perfecto para guiar a esta fábrica de estrellas bajo el modelo que en su día impuso Cruyff. Apuesta de juego basada en el toque, el dominio de los partidos con la posesión del balón como instrumento de banda y una presión muy fuerte y adelantada. Con el paso del tiempo los equipos van encontrando fórmulas para frenarte y eso obliga a los grandes a evolucionar, estar siempre en tensión, variar sistemas y eso Pep también lo domina a la perfección

Sin un equipo tan competitivo, hubiese sido prácticamente imposible que Guardiola ganara quince de los dieciocho títulos disputados desde su llegada al banquillo del Camp Nou. Pero además de la vocación futbolística de Pep, también hay que tener en cuenta la  es un entrenador del que también se destacan sus valores de honestidad, compromiso, sentido común, elegancia…Un tipo que sabe ganar y perder, con unos valores muy sólidos, pocas personas tendrán las ideas tan claras como Guardiola. Con 40 años, ya es uno de los grandes referentes en los banquillos, se ha ganado el respeto de entrenadores como Ferguson o Mourinho y el de los pocos detractores, si es que los tenía, de su etapa como futbolista.

Son ya tres los años en los que Guardiola y sus pupilos llevan dominando sin oposición alguna en Europa y no hay porque pensar en que el fin de ciclo esté más cerca que lejos. Hay un dato importante y es que la media de edad de la plantilla sigue siendo  bastante baja, el equipo sigue teniendo el mismo hambre que hace un año y el acierto en fichajes como Cesc o Alexis no hacen más que dar más recursos y variantes a un Guardiola que no debería tardar en anunciar su renovación como mínimo hasta junio del 2013. Mucha gente cree que uno de las pocas cosas que podrían poner en peligro el éxito del Barca sería la marcha de Pep, aunque no hay razones para pensar esto, ya que los jugadores son lo suficiente listos como para saber que tienen que hacer para que él siga.

Un gran equipo siempre tiene que tener detrás de él a un jugador que marque las diferencias y este Barca no es una excepción. Hace tiempo que Messi es el mejor jugador del mundo y se acerca cada vez más al elenco de leyendas que forman Di Stefano, Pele, Cruyff y Maradona. Algo que no debería extrañarnos, si valoramos los diecisiete títulos con la camiseta culé (5 Ligas y 3 Champions, entre otras cosas), los tres Balones de Oro que lleva con el de ayer y el rendimiento al que lleva exhibiendo desde hace tiempo. No hace mucho, la lucha por el trono de Europa estaba más abierta entre Cristiano y Leo, ahora ya no. Ya nadie duda de que Messi es el mejor, no sólo porque tiene más títulos que el portugués, también porque su aportación, tanto individual como colectiva, resulta más decisiva que la de CR.

Con este tercer Balón de Oro, Messi iguala a leyendas como Platini, Cruyff y Van Basten. De estos tres, tan sólo el francés logró los tres premios de manera consecutiva, tal y como ha hecho Messi. Además, el Barca pasa a ser el equipo que más veces ha ganado este premio con nueve, superando a Milan y Juventus, con nueve. A los tres de Messi hay que sumar el de Luis Suárez (1960), Cruyff (1974), Stoickhov (1994), Rivaldo (1999), Ronaldinho (2005).

En un equipo legendario siempre debe de haber jugadores que sin ser la estrella del equipo, posean recursos, calidad. De hecho, en este Barca es lo que marca las diferencias. Porque Messi es muy bueno, pero lo verdaderamente elogiable de este bloque es el hecho de que Guardiola cuenta con una artillería tan pesada como la de tener a Xavi, Iniesta, Puyol, Pique, Alves, Cesc, Alexis, Mascherano, Valdés… Por `Can Barca´ han pasado a lo largo de la historia muchas estrellas, pero en un mismo tiempo nunca se han reunido tantas como ahora. Lo mejor de todo es que un 75% de ellas son de La Masia. En Barcelona hace tiempo que son conscientes de que no es normal el potencial del club, año tras año, Europa también lo valora y el de ayer fue un gran detalle.

Alexis Sánchez, el héroe de Tocopilia

Ander Barroso.-

Tocopilla es una ciudad en la que la minería y la pesca son uno de sus pocos recursos laborales. Situada en el noroeste de Chile, hace cuatro años se dio a conocer al mundo tras ser la ciudad más afectada por el terremoto que azotó a Chile, causando varias muertes y convirtiendo en escombro las viviendas de muchas personas. ‘El rincón del Diablo’, sigue recuperándose a pasos muy pequeños de las consecuencias que deparó aquel terrible suceso y todos saben que nada volverá a ser lo mismo. 

Allí nació hace veintidós años Alexis Sánchez. El ‘Niño Maravilla’ como se  conoce al flamante futbolista del Barcelona, es el hombre más querido de su ciudad y se ha convertido en un pequeño analgésico para sus vecinos en estos momentos tan duros. Y es que las diabluras y goles de Alexis han sido en los últimos meses una de las pocas alegrías para ellos. Alexis pasaba sus ratos libres jugando al fútbol en una cancha de cemento que estaba en su barrio y fue allí donde lo descubrió un entrenador de las categorías inferiores del Arauco de Tocopilla. En el Arauco pronto vieron el talento que tenía, aunque no les duró mucho, porque con dieciséis años fichó por el Cobreloa, que fue el club donde se dio a conocer.

Los que le conocen saben que es un hombre con una madurez asombrosa para la edad que tiene. La muerte de su padre le marcó, ya que era un niño y al ‘Dilla’ no le quedó otra que ponerse a trabajar en el cementerio de su pueblo, limpiando y cuidando coches, para sacar a su familia adelante. Su  perfil se adapta a lo que requiere el sistema de este Barca, ya que es muy rápido, técnico, tiene recursos para combinar, le gusta ofrecerse al espacio, se sacrifica a la hora de robar el balón… Es realmente descarado, no para de encarar al oponente, con espacios es prácticamente imparable y va muy bien por arriba pese a su metro setenta.

Hasta ahora, una de las cosas en las que menos ha brillado es en el apartado goleador (el año pasado logró su mejor registro con 12 goles). Guardiola sorprendió a más de uno dándole al chileno la titularidad en el primer partido de la Supercopa de España frente al Real Madrid, pero Alexis no defraudó y su carta de presentación fue brillante. Su fichaje  da un punto de más de competibidad a una línea atacante en la que Villa y Pedro no podrán dormirse en los laureles.

Fue uno de los primeros hombres del proyecto “compró barato”  que tan buenos resultados le está dando al conjunto bianconeri y el de Alexis es uno de los mejores negocios que se han hecho en Udine (lo compró por dos millones y lo vende por veintinueve más unos diez de variables).Al igual que otros muchos de las promeses que ficha el Udinese, Alexis se marchó cedido, primero al Colo Colo y después al River Plate, para terminar de dar el salto al conjunto italiano con tan solo diecinueve años y tras dar mucho de que hablar en Sudamérica.

Su llegada a la Ciudad Condal ha llegado en el mejor momento posible y ha sido un gran acierto por parte de Pep Guardiola y Andoni Zubizarreta. Tras consagrarse en el fútbol italiano a las filas del Udinese, donde fue nombrado MVP de la última temporada, Alexis ha aterrizado en Barcelona  para seguir creciendo como futbolista y ganar títulos, lo que vendrá de maravilla en una plantilla que ya lo ha ganado todo.

Una apuesta a caballo ganador

Por Ander Barroso.-

El PSV confirmó este lunes el traspaso de Ibrahim Afellay al Barcelona por 3 millones de euros. Ante el temor de que el habilidoso extremo holandés, que acababa contrato al término de esta temporada, no renovará y diera el salto a algún grande de Europa, los ‘Rood Witten’, le han traspasado por un valor bastante inferior al que en realidad cuesta.

A sus 24 años, este holandés de origen marroquí da el salto a un grande y se convierte en el tercer fichaje de la era Rosell. Su refuerzo servirá para completar una plantilla que a la vista estaba que se había quedado corta. Al igual que en el caso de Adriano, su polivalencia ha jugado un papel determinante a la hora de apostar por su fichaje. A priori llega para jugarse el puesto con Pedro en una de las bandas, pero también puede actuar en la medular.

Por sus características se puede decir que es un futbolista ‘perfil Barca’. Veloz, habilidoso con el balón en los pies, posee una gran llegada desde la segunda línea, se las apaña para encontrar siempre el espacio… Los 3 ‘kilos’ que ha pagado el equipo culé por su traspaso me parecen un chollo para las cualidades que tiene.

‘Ibi’ se ha convertido en un jugador imprescindible en las listas de la ‘Orange’, aunque hacerse con la titularidad sigue siendo palabras mayores. Estuvo en Sudáfrica pero apenas pudo darse haber, ya que sólo jugó 83 minutos en todo el torneo. Probablemente, su llegada al Barca le pueda ayudar a hacerse un nombre en el equipo de Bert Van Marwijk.

Afellay es su hombre con una gran pegada. En la Eredivisie ha marcado golazos de todo tipo, aunque nunca se ha caracterizado por ser un gran goleador. Solo en una temporada ha rebasado la barrera de los diez tantos, pero el holandés es muy desequilibrante a la hora de sobrepasar las líneas y aportará mucho al colectivo. Es un hombre al que no le costará entenderse con los Xavi, Iniesta y compañía y no tengo ninguna duda de que estamos hablando de una apuesta a caballo ganador.

El Barca despierta a tiempo ante un buen Valencia

Por Ander Barroso.-

Buen partido en el Camp Nou, donde el Valencia, tal y como se preveía, fue un rival para el equipo de Guardiola, que estaba obligado a ganar tras pinchar en dos de los tres partidos ligueros como locales. El Valencia llegaba como líder al territorio culé y salió al césped a defender el liderato dando una imagen digna. Los ché fueron superiores en la primera mitad, pero el partido se les hizo largo en los segundos cuarenta y cinco minutos.

Los de Unai Emery salieron con un planteamiento ambicioso que supieron implantar desde el primer momento. El Valencia se hizo con la posesión del balón y supo combinar muy bien del centro del campo hacia delante, demostrando descaro en los últimos metros. El equipo ché llegó a tener una sorprendente posesión por encima del 60%, lo que habla a las claras del buen hacer ché. Emery apostó por una superioridad numérica en el centro del campo que impidió la circulación por dentro de los culé.

El Barca estaba perdido, tenía menos el balón de lo que estaba acostumbrado, lo que provocó que los de arriba entraran menos en juego que otras veces y por momentos volvieron los fantasmas de días anteriores. Así, el Valencia dio el primer puñetazo sobre la mesa, en una buena internada de Mathieu hasta la línea de fondo que remató Pablo Hernández a boca de gol. Los de Emery lograban una más que merecida renta a poco del descanso.

La segunda parte fue otra cosa. Perder significaba ponerse a seis puntos del líder y los de Guardiola despertaron. Los campeones siempre superan la adversidad y el Barca salió con esa mentalidad. El gol psicológico de Iniesta a los dos minutos de la segunda mitad facilitó el trabajo al Barca.

El poder de la posesión cambió de dueño, lo que retrasó la línea defensiva valencianista varios metros. Messi y Villa entraron más en juego, aunque fue el gran capitán, Carles Puyol, el que terminó de tumbar a los ché, tras rematar de cabeza un buen servicio de Xavi desde la derecha. Dos asistencias del centrocampista culé, que entre algodones también es decisivo.

El Valencia no tiró la toalla en ningún momento. Pero el Barca supo mantener su diferencia a favor, pudo ampliarla porque los de Emery fueron tomando más riesgos a medida pasaba el tiempo. Sin embargo, el resultado final estaba escrito y no cambió nada en la última media hora, lo que sirve al Barca para sumar tres puntos de oro ante un rival que presenta seriamente su candidatura al título.

Una pieza muy valiosa para la medular

Por Ander Barroso.-

Son varias las voces que han criticado la contratación de Javier Mascherano, argumentando que pagar 22 millones por un hombre que hasta ahora ha ‘chupado’ bastante banquillo es un privilegio demasiado grande. Tiene su punto de lógica el argumento, aunque creo que Mascherano no lo ha hecho tan mal cuando ha jugado. Algunos le señalaron como el culpable de la derrota ante el Hércules, pero siendo sensatos, ¿quién se salvo ese día?

‘El Jefecito’ tiene que ir cogiendo unos conceptos que no se aprenden de la noche a la mañana. Son conceptos que se trabajan en el día a día y creo que la predisposición del centrocampista argentino para adaptarse al sistema de juego está siendo la correcta. Su protagonismo sigue un proceso lento en el que poco a poco debe ir a más. Con el paso los partidos se irá soltando.

El hecho de que sea un tipo humilde y sencillo le allanará el camino. Mascherano encaja perfectamente en un vestuario que carece de tipos prepotentes y dónde reina la humildad. El hecho de que el argentino no se crea una estrella hace que esté asumiendo de una manera ejemplar la poca ‘bola’ que hasta ahora le ha dado Pep Guardiola. Para ser más claro, a estas alturas el partido, el representante de Ibrahimovic ya habría empezado su batalla campal contra el técnico culé.

Es cierto que su papel dentro del equipo no tiene nada que ver con el que tenía en el Liverpool y eso también preocupa a más de uno, pero hay que recordar que Mascherano ha jugado de ‘5’ toda la vida en Argentina y también en la albiceleste, algo que  le será muy positivo en su adaptación al Barca. Una de las cosas que debe cambiar rápidamente será su juego agresivo, más que interesante en la Premier, pero que ‘canta’ mucho en una Liga como la española.

Su gran debilidad está en el juego aéreo, donde Yayá Touré le superaba claramente. Sin embargo, Mascherano es un centrocampista con mucha movilidad que sabe encontrar los espacios, ayuda en la salida de balón y sabe anticiparse a las jugadas, lo que le sirve para robar muchos balones a lo largo de un partido. Técnicamente está capacitado para jugar a dos toques, una premisa fundamental en un centrocampista culé, mientras que no se caracteriza por tener mucha llegada.

Mascherano es un hombre que tiene claro que lo primero es el equipo, viene a ganar títulos y su aportación en el campo no pasará desapercibida. Estamos hablando de una contratación realmente acertada y esta vez se puede decir que Guardiola sí ha dado con la tecla. Con el paso de los meses se empezará a valorar el acierto de una apuesta que a algunos no les termina de agradar.

Las aguas vuelven a su cauce

 

Por Ander Barroso.-

Los grandes siempre se levantan después de una derrota. Lo hizo Fernando Alonso en Monza y el Barcelona no fue menos tras la estrepitosa derrota frente al Hércules. El equipo culé no tuvo rival en su primer partido de Champions y el Camp Nou volvió a disfrutar de lo lindo.

Mucho se había hablado después del fiasco liguero, pero lo cierto es que el hambre que tiene esta plantilla está por encima de cualquier hipótesis. Desde que Guardiola está en el banquillo, el Barca no ha perdido dos partidos consecutivos  y eso habla a las claras de la unión que existe en el vestuario blaugrana.

Busquets volvió a ser decisivo a la hora de buscar espacios. Y es que con Xavi e Iniesta ahogados en la presión griega, la labor del canterano es fundamental en el sistema de Guardiola. Es un hombre tan imprescindible como sus otros dos compañeros de la medular y probablemente con él en césped, muchos de los problemas del sábado no hubiesen existido.

Los pupilos de Nikos Nioplias trataron de ser un clon del Hércules, pero desde el primer minuto se evidenció que no serían un rival tan duro como el herculino. El Barca estuvo cómodo en todo momento y no sufrió a la hora de buscar la portería rival. Los catalanes abusaron de la lentitud de Ioannidis y la mayoría de las acciones ofensivas llegaron por la banda derecha.

Decía que el Barca no tuvo rival en ningún momento, pero aún así, el Panathinaikos se adelantó en su primera llegada a la portería de Valdés. Los fantasmas del sábado volvieron a aparecer y lo que en un principio tenía pinta de ser una gran noche de fútbol, cambió radicalmente de color con el tanto de Govou.

Era el minuto veinte y, hasta entonces, los de Guardiola habían rozado la perfección. El tanto fue demasiado botín para un equipo que no había dado ninguna señal de peligro. El extremo francés ganó la cartera a una defensa un tanto despistada.

Poco les duró la alegría a los griegos, ya que fue sacar de portería y Xavi se inventó un pase al hueco que dejó solo a Messi delante de Tzorbas. El argentino puso las cosas en su sitio.

La dinámica del partido fue la misma que la de los primeros veinte minutos. Dominio total del Barca y el Panathinaikos continuó sin morder ni atrás ni arriba. Fueron cinco goles, pero tranquilamente pudieron ser ocho.

Villa y nuevamente Messi, sentenciaron el encuentro antes del descanso.La segunda parte sobró. El Panathinaikos solo se asomo mediante alguna que otra internada de Leko, pero nada peligroso. Messi tuvo en sus botas el hat-trick, pero desperdició una pena máxima.

Pedro se apuntó a la fiesta goleadora al rematar en boca de gol otra maravilla de Messi   y el quinto tanto se hizo esperar hasta el último minuto, cuando Alves metió la cabeza para estrenarse esta campaña. Arranque inmejorable en Champions que de paso sirve para borrar de un plumazo las dudas generadas tras el pinchazo del sábado.