Los Lunes al Sol: El Madrid roza la perfección en Pamplona

Fiesta del fútbol en el  Camp Nou

El Barça-Athletic del sábado era probablemente uno de los mejores partidos que se puedan ver hoy en día no sólo en España, me atrevería a decir que en Europa. Dos equipos fieles a un estilo de juego parecido, ofensivo y atrevido, con la posesión como fuente de oxígeno. Los dos llegaban tras afrontar compromisos europeos entre semana, mención especial lo del Athletic, que sólo tuvo 48 horas de descanso… Las secuelas de sendos compromisos continentales y la vuelta de ambas eliminatorias  la vuelta de la esquina, obligaron tanto a Guardiola como a Bielsa realizar algunas rotaciones. El Barça con Xavi y Puyol en el banquillo y Cesc en la grada; el Athletic con Amorebieta, Herrera y Llorente. La diferencia es que el técnico de Santpedor tiene bastantes más opciones que el preparador rosarino. El Athletic pierde mucho si le quitan dos o tres piezas claves. Tello volvió a responder forzando un penalti muy discutible, al igual que Adriano. Piqué e Iniesta asumieron el liderazgo en defensa y el centro del campo, siendo dos de las claves del funcionamiento. El primero fue un muro y mostró una gran seguridad e Iniesta desequilibró la balanza en el mejor momento sumando su tanto cincuenta como culé. El Athletic dio la cara y obligó a los locales a emplearse con la máxima intensidad posible, cuestionó la posesión del balón en todo un Camp Nou, pero estuvo demasiado tierno a la hora de generar ocasiones.  Al igual que el Madrid en Pamplona, el cuadro blaugrana le tenía mucho respeto al Athletic y tenía señalada esta fecha como una de las más complicadas de aquí al final de la Liga. Siguen la estela blanca.

Un triplete goleador de ensueño…

Porque el Madrid cumplió con nota en su visita al Reyno de Navarra (1-5). Osasuna se había ganado por méritos propios ser un equipo temido en su estadio hasta para los más grandes. El Madrid salió mentalizado de las dificultades que se encontraría, los locales, confiados de sus posibilidades. Sin embargo, el líder no tardó en imponer su superioridad y borrar de un plumazo las ilusiones navarras. Fue la tarde de Cristiano Ronaldo, que participó en los cinco goles de los madridistas. Mención especial el primero de sus dos goles, en un saque de falta desde treinta y cinco metros. El pobre Andrés, una de las sensaciones de esta Liga, fue la mayor víctima del acierto y contundente pegada del líder. Es cierto que los rojillos se toparon con un árbitro bastante riguroso, pero la discutible actuación del colegiado no justifica para nada el resultado final. El técnico portugués apostó por un equipo realmente ofensivo. La figura de Granero en el centro del campo junto a Xabi Alonso y la presencia nuevamente de los tres hombres con más gol de este equipo, le dieron al equipo blanco una verticalidad y pegada impresionante. Y es que entre Higuaín, Benzema y Cristiano suman ya 99 goles (23, 29 y 47 respectivamente) en lo que llevamos de curso. Una cifra impactante y que superará fácil la cifra record registrada por Messi, Eto´o y Henry hace temporadas anotando 100 dianas. Este equipo va camino de superar todas las marcas…

Las dos caras del fútbol

La batalla de El Molinón se avecinaba como una final para Sporting y Zaragoza. Tanto Clemente como Jiménez sabían que perder sería un duro golpe. Fue un duelo vibrante, lleno de emoción y con  desenlace incierto hasta el final. El equipo maño se ha abonado a ganar los partidos a última hora y el sábado también lo hicieron así. Helder Postiga y Lafita, dos puntales de los de Jiménez, pusieron la firma a los goles de Zaragoza. Hace un mes estaban situados a más de diez puntos de la salvación, pero tras sumar diez de los últimos doce puntos, ya sólo están a tres. La euforia maña contrasta con la decepción y abatía sportinguista. La situación empieza a ser preocupante y Clemente empieza a dar que hablar por sus enfrentamientos con la prensa. Ayer viendo su último show me acordé de Manolo Preciado. Si ya el Sporting tenía pocas opciones de salvarse con un tío como Manolo, nadie mejor que él conoce la plantilla e invoca un ambiente tan bueno tanto en el equipo como en el ambiente, con Clemente me parece la cosa prácticamente imposible. Aunque en el fútbol la palabra imposible carece de sentido…

Chelsea Ok, City K.o.

El Manchester City sigue haciendo méritos para no ganar la Premier. Los de Mancini pusieron fin a un mes de marzo horrible (cinco puntos de los últimos doce por los doce de doce de su rival) con un empate ante el Sunderland (3-3). Y gracias. Porque los ´Citizens` perdían a falta de diez minutos por dos goles. Los locales no fueron capaces de imponer en ningún momento su superioridad. Generaron fútbol y ocasiones mediante su fútbol directo, peor el Sunderland no se arrugó, ni mucho menos y tuvo la efectividad precisa para maximizar sus llegadas a la portería de Hart. Sólo ´Super Mario`, autor de dos goles, puede salvarse de las críticas. El ManU tiene una gran oportunidad esta noche de situarse a cinco puntos si vence al Blackburn. Por su parte, el Chelsea sigue la buena dinámica en la que está inmerso desde la destitución de Vilas Boas y el “ascenso” de Roberto Di Matteo. En un principio el acuerdo es hasta el final de temporada pero tal y como están sucediendo los acontecimientos, más de una ya está a favor de su continuidad. El italiano no sólo ha conseguido que el Chelsea esté a punto de meterse en las semis de la Champions y que Torres acabe con la sequía goleadora, también le ha dado un plus de confianza al equipo, que con actuaciones como las del Villa Park (2-4) va por buen camino. Tottenham y Arsenal no pueden dormirse, ya que los de Di Matteo amenazan con arrebatarles las plazas de Champions.

La Juventus vuelve a acariciar el liderato

En Europa pocos equipos pueden presumir de no haber perdido ni un partido en toda la temporada. Es el caso de la Juventus, que sigue su mano a mano particular con el Milan por ganar el Scudetto. Los turineses tenían una gran oportunidad de situarse a dos puntos del cuadro rossonero tras el empate del sábado en Catania de los milanistas. Se auguraba un choque comprometido para los de Allegri y así fue, pese a que hicieron lo más difícil, adelantarse en el marcador tras una pared entre Ibra y Robinho, finalizada por el segundo. Obligada a ganar recibía la Juventus al siempre temible Nápoles. No fue una victoria fácil, trabajada a base de esfuerzo e insistencia. Los goles no llegaron hasta la segunda parte Bonucci abrió en un saque de falta botado por Pirlo y Vidal sentenció la contienda con un golazo. Con el Nápoles volcado al ataque, Quagliarella aprovecharía una contra para poner el definitivo 3-0. Una victoria clave de la Juventus en su lucha por el título.

Anuncios