A Todo Crack: Philippe Coutinho

Por Ander Barroso.-

El Inter de Milan apostó a caballo ganador cuando en julio del 2008 llegó a un acuerdo con el Vasco de Gama para fichar a un prometedor canterano de dieciséis años por 3,8 millones. El protagonista de este artículo se quedó dos años más en el ‘Bacalhau’ y ha aterrizado este año en Milán. Llegados a este punto, no hace falta decir que estoy hablando de Philippe Coutinho.

El futbolista de Rio de Janeiro tiene una gran madurez para su edad. Una de las cosas que más alabó Benítez en su estancia en el equipo nerazzurri del centrocampista brasileño fue el descaro y la confianza que tenía para ser un debutante. Se ha convertido en el ‘jugador 12’ del Inter y está llamado a ser un hombre importante en el centro del campo italiano en un futuro no muy lejano.

Coutinho reúne las características apropiadas para jugar en el centro, pero la presencia de Sneijder en esa posición le está relegando a la banda derecha, dónde también se encuentra cómodo. Centrocampista con mucha imaginación y criterio, participa en las triangulaciones de los tres cuartos de campo hacia delante y sabe llegar muy bien desde la segunda línea.

El ex del Vasco se caracteriza por ser un mediocentro realmente vertical, al que le gusta llevar el balón pegado en la conducción. Rápido y con un poderoso cambio de ritmo, siempre que puede busca el uno contra uno, aprovechando su gran regate. Cuenta con un buen disparo desde fuera del area, pero no tiene mucho gol, aunque cualidades no le faltan para hacerlos…

Todavía tiene que crecer mentalmente y en el juego fisico, uno de sus puntos débiles. Le falta un pelín de agresividad y aprender a utilizar el cuerpo, algo fundamental para un delantero en un fútbol como el italiano. Posee la magia y el talento de los grandes centrocampistas brasileños de la historia y no tardará en debutar con la ‘canarinha’.

Anuncios

Tema de la Semana: Crónicas de un divorcio anunciado

Por Ander Barroso.-

El idilio entre Rafa Benítez y el Inter de Milán finalizó el pasado 23 de diciembre, tras un comunicado del equipo nerazzurro en el que confirmaba lo que era un secreto a voces. Los rumores de que el técnico madrileño iba a ser destituido al regreso del Mundial de Clubes fueron a más durante la presencia del equipo en Abu Dhabi y ni la victoria en dicho torneo ha hecho cambiar de idea a un Moratti que sigue llorando la marcha de Mourinho.

Cuando decidió aceptar la propuesta de Moratti, Benítez era consciente el lugar a dónde llegaba. El técnico español sabía que el listón estaba muy alto tras el triplete y que la exigencia iba a ser máxima. Sin embargo, Rafa es un ganador que ha triunfado allá donde ha ido y estaba ante una apuesta irrechazable.

Las cosas empezaron bien en la Supercopa de Italia ante la Roma, pero no tardarían en torcerse. El Atlético se cruzó en el camino de Benítez en la Supercopa de Europa, dónde empezaron los problemas y se esfumó el sueño de repetir el pleno de títulos del Barca de Guardiola. No se puede decir al cien por cien que los problemas del Inter estén provocados por la llegada del ex del Liverpool o Valencia, pero sí que podemos afirmar que Benítez no ha sabido sacarle el mismo provecho a la plantilla que su antecesor.

El equipo ha perdido algunos detalles que el año pasado le coronaron como el mejor del mundo. La convicción, el carácter ganador, su abrumadora pegada… son algunas virtudes que a día de hoy se echan en falta en el Giuseppe Meazza. Para dar un dato que confirma esta teoría: el año pasado, a estas alturas de temporada, los neroazzurri habían marcado el doble de goles de los que llevan este año. En este apartado goleador, sólo se salva un Samuel Eto’o que ya ha marcado más goles que en todo el año pasado.

El Inter está situado en séptimo lugar, a trece puntos del liderato. Aún así, todavía tienen tiene que disputar dos partidos aplazados por la disputa del Mundial de Clubes. De ganarlos sólo escalaría hasta el quinto lugar y su distancia con el Milan sería de siete puntos. Al equipo le cuesta ganar una barbaridad fuera de casa y en Champions ha sufrido para pasar a octavos en un grupo dónde el Tottenham les ha arrebatado el primer lugar.

A favor de Benítez se puede decir que las lesiones han mermado a la plantilla más en estos tres meses que en toda la temporada pasada. Sólo cinco futbolistas no han estado más de dos semanas lesionados en lo que llevamos de campaña y hasta quince lesiones han sido de carácter muscular. La cúpula deportiva no ha realizado fichajes importantes este verano y la plantilla es un tanto corta.

Leonardo será el sustituto de Benítez. El brasileño cuenta con la credibilidad de Moratti, pese a que en el Milan no hizo demasiado bien las cosas (tampoco tenía equipo para grandes cosas). Hasta ahora, casi todas las voces culpan a Rafa de la situación del equipo, pero si la cosa no cambia con Leonardo, las críticas caerán sobre los futbolistas y cada día que pasa se le da más valor a lo que consiguió Mourinho.

Cambio de papeles en el Olímpico

Por Ander Barroso.-

En el Olímpico se está reviviendo las situaciones que los dos equipos vivieron el año pasado ambos con un pequeño matiz: se han cambiado los papeles. La Lazio empezó perdiendo en la que ha sido hasta ahora su última derrota ante la Sampdoria. Tras la derrota ante la ‘Samp’, los ‘Aquila’ han estado a la altura y sus números hablan por sí solos: trece puntos de quince posibles. Lo que les coloca en una primera posición igual de meritoria que sorprendente.

Hace unos meses, la Roma luchaba contra el Inter de Mourinho por el título, mientras que el segundo equipo romano, la Lazio, sufría por permanecer en el Calcio. Cinco meses después, los ‘Biancocelesti’ se están reivindicando en este primer mes de competición y son los líderes del campeonato italiano, mientras que Claudio Ranieri empieza a estar cuestionado en el banquillo de la Roma.

Buena culpa de la recuperación de la Lazio la tiene Edoardo Reja. El ex del Nápoles llegó a mediados de la temporada pasada tras la desastrosa primera vuelta del equipo y desde su llegada la Lazio comenzó a dar señales de recuperación.

Sin embargo, ha sido esta temporada dónde el equipo romano ha dado un salto de nivel cualitativo. Empezando desde atrás, dónde ha mejorado una barbaridad en el aspecto táctico y los cinco goles que le han metido me dan la razón.

Otra de las virtudes de los de Reja está en que son uno de los equipos del Calcio que mejor fútbol hacen. No es un equipo que se caracteriza por levantar mucho el balón del suelo, Ledesma ha empezado el curso inspiradísimo, Matuzalem es un hombre que le aporta temple a la medular…

Arriba es dónde no tiene nada que hacer con los grandes. Ninguno de sus delanteros se caracteriza por ser un goleador nato, algo esencial en un fútbol como el italiano. Este año debería ser el de un Mauro Zárate del que se espera mucho, su asociación con Floccari debe ayudarle a explotar. Todo ello convierte a los de Reja en el primer equipo de Roma. Los números hablan por sí solos.

Algo más que tres puntos

Por Ander Barroso.-

La Roma recibía este sábado al Inter de Milán en uno de los clásicos más apasionantes del Calcio. Los de Ranieri llegaban al partido en un mal momento tras su decepcionante arranque liguero (penúltimos con dos puntos). De ahí que ni al más optimista se le pasara por la cabeza doblegar al vigente campeón de Europa. 

‘Los Giallorossi’ salieron con las ideas claras y recuperaron algunas señales de identidad perdidas. Totti volvió a coger el timón del equipo y demostró que sigue siendo el líder de esta Roma. También es de destacar el trabajo de desgaste de Borriello frente a Lucio y Córdoba.

Sin embargo, la clave principal estuvo en la medular, dónde De Rossi y Pizarro realizaron un partido muy completo y ganaron la partida a Cambiasso y Stankovic. Así, el ‘tempo’ del partido estuvo en las botas de los dos futbolistas romanos, que le dieron la creatividad que hasta ahora les había faltado.

Con Sneijder desaparecido, al Inter le faltó fluidez en la circulación y no pudo superar la doble barrera de cuatro que Ranieri implantó en la frontal. Durante buena parte del primer tiempo el partido fue de la Roma, que llegó con más facilidad al área rival.

El partido se oscureció en la segunda parte, dónde el juego perdió ritmo. El Inter tuvo más el balón, pero le siguió faltando claridad a la hora de buscar los espacios. Benítez apostó por Muntari como solución, cuando la primera opción debía haber sido Coutinho.

Se le hacía tarde al Inter, que empezaba a dar por bueno el empate ante su discreta actuación. Sin embargo, la noche gris de los ‘neroazzurri’ terminó de convertirse en negra con el tanto de cabeza de Vucinic tras rematar dentro del area solo una asistencia de De Rossi y certificar algo más que tres puntos.

Samuel vuelve a sentirse un hombre de área

Por Ander Barroso.-

Samuel Eto`o llegó al Inter de Milan el año pasado como una estrella. Después de ganarlo todo con el Barca, llegaba para ser el primer delantero y la gran referencia del equipo. Sin embargo, el camerunés no sólo se tuvo que hacer al juego del equipo neroazzurri, sino que también a una posición sobre el campo totalmente diferente a la que tenía en el equipo blaugrana sobre el césped.

Mourinho aprovechó sus cualidades físicas para situarle en la banda izquierda e incluso obligarle a defender. Con el técnico portugués partía muy lejos del área y de ahí sus doce goles en el Calcio, cuando con el Barca siempre estuvo por encima de los veinte. Diego Milito siempre fue el único delantero del Inter.

Se fue Mourinho, llegó Rafa Benítez y el técnico español ha tenido claro que no había prácticamente nada que cambiar. De hecho, el once titular del Inter es el mismo que disputó la final de Champions en el Santiago Bernabéu. Sin embargo, hay un pequeño matiz táctico respecto al sistema de Mourinho.

Ahora Eto`o no tiene que bajar hasta su area a defender, presiona más la salida de balón y se queda en el centro del campo esperando el contragolpe. Algo que veo como una decisión lógica, ya que partiendo a sesenta metros del area no puede hacer el mismo daño que cogiendo el balón a treinta.

Por lo tanto tanto, el Inter puede debería tener más chispa arriba. Seguro que los doce de la pasada temporada estarán por encima de los veinte. De momento ya lleva dos, ambos marcados al Palermo el sábado, que resultaron decisivos para que los de Benítez se llevaran a casa los tres puntos y pudieran mantener así la estela del sorprendente Cesena.

Desde Italia, algunas voces comentan que en el vestuario del Inter existe cierta nostalgia por Mourinho. No sé si será cierto o no, lo que está claro es que Eto`o no tiene que echar de menos al técnico luso, por lo menos en lo que se refiere a su posición en el campo.

Ibrahimovic vuelve por sus fueros

 

Por Ander Barroso.-

En San Siro se vuelve a soñar con los títulos. Tras vivir una de las peores temporadas de los últimos años, las aguan empiezan a volver a su cauce. Al fracaso de la pasada temporada se unió el éxito del Inter con el triplete y Berlusconi no estaba por la labor de vivir otra campaña así.

Il Cavaliere era consciente que necesitaban dar un puñetazo sobre la mesa con el fichaje de una estrella con la que poder ilusionar a la afición rossonera. Surgió la opción de Ibrahimovic, al que Guardiola no quería ver ni en pintura y el Milan no se lo pensó dos veces.

El sueco regresa a Italia con mucha rabia y eso puede ser bueno. El hecho de que en el Barcelona nunca terminara de sentirse importante hace que llegue al Milan con la intención de demostrar a todo el mundo que es uno de los mejores delanteros del mundo.

Su celebración en el primer tanto frente al Auxerre muestra a las claras la rabia que tenía dentro. No lleva ni un mes en la entidad rossonera, pero en este corto periodo, Ibra ha tenido tiempo para volver a sentirse un futbolista importante y querido, lo que le ayudará a sacar su talento.

Sin embargo, en el Barca no hizo méritos para triunfar. Empezando por su arrogancia, algo que no tiene cabida en un vestuario tan humilde como el culé. El delantero sueco nunca aceptó el hecho de que en Can Barca no fuera el número uno, ni el dos, ni el tres…

Futbolísticamente hablando, es cierto que el fútbol del Barca no le venía demasiado bien, pero también creo que Ibra tiene talento para jugar en cualquier equipo. Sus números no fueron nada malos, pero su prepotencia le ha jugado una mala pasada, al mismo tiempo que mantener a un representante que cada dos por tres mandaba recaditos a su entrenador…