El mundo del fútbol se rinde a Messi y al Barca

Por Ander Barroso.-

El Barcelona volvió a ser el principal protagonista de la gala del Balón de Oro, con el tercer triunfo consecutivo de Lionel Messi, claramente por delante de Cristiano Ronaldo y Xavi Hernández, sin restar ni un ápice de mérito a la victoria de Pep Guardiola frente a Ferguson y Mourinho en el apartado de entrenadores y al tercer puesto de Xavi Hernández. La presencia de Dani Alves, Pique e Iniesta, junto a los citados Xavi y Messi en el once ideal, culminaba la fiesta blaugrana. Un merecido reconocimiento a un equipo que será prácticamente imposible se repita algún día. Hace tiempo que este Barca domina con autoridad por Europa a un nivel que roza la perfección y más de uno empieza a preguntarse si es el mejor equipo de todos los tiempos, aunque los balances siempre se hagan al final.

Más allá de los goles, las victorias y los títulos, lo verdaderamente admirable de este equipo es la filosofía que lleva a cabo para ganar. Seguidor y pupilo de Cruyff, al que siempre ha considerado como su ideólogo futbolístico, Guardiola se ha convertido en el hombre perfecto para guiar a esta fábrica de estrellas bajo el modelo que en su día impuso Cruyff. Apuesta de juego basada en el toque, el dominio de los partidos con la posesión del balón como instrumento de banda y una presión muy fuerte y adelantada. Con el paso del tiempo los equipos van encontrando fórmulas para frenarte y eso obliga a los grandes a evolucionar, estar siempre en tensión, variar sistemas y eso Pep también lo domina a la perfección

Sin un equipo tan competitivo, hubiese sido prácticamente imposible que Guardiola ganara quince de los dieciocho títulos disputados desde su llegada al banquillo del Camp Nou. Pero además de la vocación futbolística de Pep, también hay que tener en cuenta la  es un entrenador del que también se destacan sus valores de honestidad, compromiso, sentido común, elegancia…Un tipo que sabe ganar y perder, con unos valores muy sólidos, pocas personas tendrán las ideas tan claras como Guardiola. Con 40 años, ya es uno de los grandes referentes en los banquillos, se ha ganado el respeto de entrenadores como Ferguson o Mourinho y el de los pocos detractores, si es que los tenía, de su etapa como futbolista.

Son ya tres los años en los que Guardiola y sus pupilos llevan dominando sin oposición alguna en Europa y no hay porque pensar en que el fin de ciclo esté más cerca que lejos. Hay un dato importante y es que la media de edad de la plantilla sigue siendo  bastante baja, el equipo sigue teniendo el mismo hambre que hace un año y el acierto en fichajes como Cesc o Alexis no hacen más que dar más recursos y variantes a un Guardiola que no debería tardar en anunciar su renovación como mínimo hasta junio del 2013. Mucha gente cree que uno de las pocas cosas que podrían poner en peligro el éxito del Barca sería la marcha de Pep, aunque no hay razones para pensar esto, ya que los jugadores son lo suficiente listos como para saber que tienen que hacer para que él siga.

Un gran equipo siempre tiene que tener detrás de él a un jugador que marque las diferencias y este Barca no es una excepción. Hace tiempo que Messi es el mejor jugador del mundo y se acerca cada vez más al elenco de leyendas que forman Di Stefano, Pele, Cruyff y Maradona. Algo que no debería extrañarnos, si valoramos los diecisiete títulos con la camiseta culé (5 Ligas y 3 Champions, entre otras cosas), los tres Balones de Oro que lleva con el de ayer y el rendimiento al que lleva exhibiendo desde hace tiempo. No hace mucho, la lucha por el trono de Europa estaba más abierta entre Cristiano y Leo, ahora ya no. Ya nadie duda de que Messi es el mejor, no sólo porque tiene más títulos que el portugués, también porque su aportación, tanto individual como colectiva, resulta más decisiva que la de CR.

Con este tercer Balón de Oro, Messi iguala a leyendas como Platini, Cruyff y Van Basten. De estos tres, tan sólo el francés logró los tres premios de manera consecutiva, tal y como ha hecho Messi. Además, el Barca pasa a ser el equipo que más veces ha ganado este premio con nueve, superando a Milan y Juventus, con nueve. A los tres de Messi hay que sumar el de Luis Suárez (1960), Cruyff (1974), Stoickhov (1994), Rivaldo (1999), Ronaldinho (2005).

En un equipo legendario siempre debe de haber jugadores que sin ser la estrella del equipo, posean recursos, calidad. De hecho, en este Barca es lo que marca las diferencias. Porque Messi es muy bueno, pero lo verdaderamente elogiable de este bloque es el hecho de que Guardiola cuenta con una artillería tan pesada como la de tener a Xavi, Iniesta, Puyol, Pique, Alves, Cesc, Alexis, Mascherano, Valdés… Por `Can Barca´ han pasado a lo largo de la historia muchas estrellas, pero en un mismo tiempo nunca se han reunido tantas como ahora. Lo mejor de todo es que un 75% de ellas son de La Masia. En Barcelona hace tiempo que son conscientes de que no es normal el potencial del club, año tras año, Europa también lo valora y el de ayer fue un gran detalle.

Anuncios

El extrano caso del Anzhi

Por Ander Barroso.-

En el fútbol cada vez son más frecuentes las inversiones de multimillonarios que a base de talonario consiguen realizar equipos de primer nivel en tiempo record. Chelsea, Manchester City, PSG, Málaga… Pero es el del Anzhi ruso el caso más llamativo de todos. Creado hace tan solamente veinte años en la ciudad de Makhachkala, situada en el sur de Rusia, el Anzhi creció a pasos agigantados hasta llegar a la Premier. Sin embargo, nadie esperaba que la entidad caucásica pudiese tener en sus filas a jugadores como Samuel Eto’o o Roberto Carlos.

La aparición en enero del 2011 de Suleyman Kerimov, un multimillonario ruso de 45 años que posee grandes beneficios del mundo del petróleo, gas y los metales preciosos, tiene toda la culpa de que el Anzhi sueñe con disputar la Champions League en un futuro cercano. Kerimov prometió que iba a colocar al cuadro ruso en la élite del fútbol europeo y en menos de un año ha realizado un equipo competitivo.

Lo curioso del Anzhi es que la plantilla reside y entrena en Moscú, a 1.800 kilómetros de Makhachkala. Esa es la condición que le puso Roberto Carlos a Kerimov para fichar por el Anzhi. El estadio sigue estando ubicado en la provincia de Daguestán, hasta allí se trasladan cada dos semanas para jugar como locales y al acabar el partido regresan a Moscú.

Roberto Carlos fue el primer fichaje estrella del cuadro ruso, tras rescindir su contrato con el Corinthians. Tras la llegada del lateral brasileño, Kerimov apostó Odil Akhmedov, Mbark Boussoufa y Diego Tardelli, tres futbolistas de menos nombre pero contrastados y que fueron claves para que el Anzhi acabara manteniendo la categoría por tan solo tres puntos.

Estaba claro que en verano había que reforzar de arriba abajo el equipo y no ha defraudado, puesto que se ha gastado más de 60 millones en traspasos. Empezando por el fichaje de una estrella mundial, Samuel Eto’o, que se ha convertido en el fichaje más caro en la historia del fútbol ruso (27 millones) y en el futbolista mejor pagado del mundo. Su marcha a Rusia fue sorprendente y dio la vuelta al mundo. Junto a Eto’o han llegado Yuri Zhirkov, Balázs Dzsudzsák y Carcela-González.

Ahora el Anzhi ha vuelto a ser noticia y no por la contratación de ningún jugador, por el hecho de que Kerimov nombrara recientemente entrenador a Roberto Carlos tras la destitución de Gadzhi Gadzhiev. La buena relación del brasileño con Kerimov y el interés del lateral zurdo, han sido la clave de esta decisión poco vista en el fútbol. El ex madridista realizará la labor de entrenador-jugador, algo muy poco habitual en el mundo del fútbol.

El brasileño se estrenó con derrota (0-1) el pasado domingo en casa frente al Lokomotiv de Moscú y en su debut decidió no alinearse y centrar todos sus esfuerzos en dar órdenes a sus compañeros. Con 38 años, Roberto ha empezado a poner las piedras de su futuro con la opción de poder seguir disfrutando de estar dentro del campo. Un privilegio al alcance de muy pocos.

Tema de la Semana: La Premier vuelve a ganar por goleada

Por Ander Barroso.-

Una temporada más, la Premier se confirma como la liga más apasionante en cuanto a la lucha por el título, con permiso este año de la Ligue 1, donde a los cinco primeros sólo les separan seis puntos. En Inglaterra la cosa es bien distinta. El Manchester United parecía tener el liderato bien amarrado hasta hace una semana, pero tras las derrotas el miércoles contra el Chelsea (2-1) y el domingo ante el Liverpool (3-1), Sir Alex Ferguson y sus pupilos empiezan a verle las orejas al lobo. Los Red Devils mantienen el liderato por tres puntos, una diferencia engañosa, ya que el Arsenal, ahora a tres, tiene un partido menos. Si a ello le añadimos que Chelsea, ahora a nueve, cumple con otro compromiso que también tiene pendiente y el Manchester City, a siete, vuelven a estar en la disputa del título, las expectativas se multiplican por tres.

Estilos totalmente diferentes, todos avalados por los números. El ManU era hasta hace poco el gran favorito, aunque tampoco había dado una imagen superior a los demás. Berbatov y Nani han sido los dos líderes de este Manchester en un año en el que Rooney ha aparecido con cuentagotas. Aprovechando su gran pegada y contundencia defensiva, los de Ferguson llegaron a tener una renta de ocho puntos respecto al segundo. Pero fútbol lo que se dice fútbol, muy poco. Les falta fluidez en el centro y las mejores versiones del equipo han sido con Scholes y Park Ji Sung juntos sobre el césped, algo que ‘Fergie’ no acostumbra a hacer (en Europa ni se lo plantea). De los cuatro candidatos, es el equipo que peor calendario tiene por delante.

Los ‘Gunners’ son el máximo rival del Manchester. No hay dudas de que el estilo del Arsenal es el más atractivo de todos. Un fútbol de toque, velocidad, presión… Hay veces en las que este Arsenal parece el ‘hermano gemelo’ del Barca. La aparición de Wilshere le da más creatividad a la medular, algo que a Wenger le ha permitido explotar el sistema que tenía en mente desde que Cesc es el líder del equipo. El crecimiento de Samir Nasri también ha influido en la mejoría de los ‘Gunners’. Entre sus carencias está que le falta un delantero que esté por encima de los veinte goles por temporada y que en defensa no tienen la contundencia que puedan tener Chelsea o Manchester. Muchas de sus posibilidades pasan por ganar al United el 30 de abril en el Emirates.

Por tradición y potencial, al Chelsea tampoco se le puede descartar. Los de Carlo Ancelotti también tienen un partido menos que el Manchester, contra el Birmingham, que de ganarlo, les colocaría a seis puntos del United. En Stamford Bridge predomina el fútbol directo, combinado con una medular basada en el músculo. Ancelotti puede presumir de tener la defensa menos goleada del campeonato. Al igual que los ‘Gunners’, todo lo que no sea ganar al United en el choque de la segunda vuelta, en Old Trafford, acabaría con casi todas sus opciones. Los ‘Blues’ tienen a favor que son los que cuentan con un calendario menos incómodo.

Pero no hay que olvidar que, a día de hoy, el tercero en discordia es el Manchester City. Sin comerlo ni beberlo, los ‘Citizens’ están a siete puntos del líder. Los hombres de Mancini deben recuperar la facilidad con la que ganaban fuera de casa al principio ya que a estas alturas de la temporada y habiendo lo que hay en juego, ganar en casa y empatar como visitante es insuficiente para remontar esos siete puntos. Necesitan un final de temporada excelente, potencial no les falta para hacerlo y a su favor está en que son los que menos presión tienen.

Con el Liverpool en un segundo plano, la aparición del City hace que el ‘Big Four’ se mantenga, sin los ‘Reds’, a una distancia considerable del que hasta hace poco fue su lugar. En Anfield también se han visto rebasados claramente por los ‘Spurs’, a los que servidor se atreve a descartar, pese a las buenas sensaciones que han dado esta temporada. Es un equipo capaz de ganar a cualquier conjunto de Europa, con un gran presente e impresionante futuro. Tendrán que esperar. La gloria esta al alcance de cuatro. Nueve jornadas por disputar, varios encuentros directos y muchas emociones por delante.

Un genio con fecha de caducidad

Por Ander Barroso.-

30 de junio del 2009. El Real Madrid ficha a Kaká, procedente del Milán, por 65 millones, convirtiéndose en el tercer fichaje más caro de la historia merengue, por detrás de Cristiano Ronaldo y Zidane. Tras consagrarse como uno de los mejores jugadores del mundo en el conjunto rossonero ganando una Liga, otra Champions y un Balón de Oro, entre sus muchos galardones, el brasileño llega al fútbol español para triunfar con la camiseta blanca. Veinte meses después, la realidad entorno a Kaká ha cambiado radicalmente, ya que cada día siembra más dudas y en partidos claves como el de Lyon, no entra en los planes de un Mourinho que sigue cegado en recuperarle.

Las lesiones han sido un lastre desde su llegada a Madrid y el brasileño no ha sido capaz de encadenar seis partidos seguidos como titular. El año pasado sufrió tres lesiones que le hicieron perderse cuatro meses de competición. Primero fue una pubalgia que arrastraba de su etapa en el Milán, dos meses más tarde sufrió un fuerte esguince de tobillo… Lesiones que le impidieron estar en momentos cumbres de la temporada. En junio, acudió al Mundial de Sudáfrica para liderar a Brasil sin éxito y de paso romperse el menisco (si es que no lo tenía roto antes de viajar).

Kaká no se percató de la fractura hasta que se incorporó a la concentración del Madrid en Los Angeles. Allí le detectaron, mediante una artroscopia, una rotura del menisco que también afectaba al ligamento. Resumiendo, intervención quirúrgica con una recuperación posterior de cinco meses. Volvió en el mes de enero y muchas fueron las voces que comentaron que era el mejor fichaje de invierno que podían tener los blancos, con permiso de Adebayor. Pero Kaká sigue sin ser el de Milan y sólo mantiene la llegada y gol que siempre le ha caracterizado.

El brasileño es un futbolista que, teniendo en cuenta sus virtudes, necesita estar en un optimo estado físico y mental, para marcar las diferencias. El fisico le da esa ‘sexta marcha’ que le ayudaba a marcar tantas diferencias en el Calcio, mientras que con la confianza se llega al bienestar mental. Obviamente, después de su último año y medio, seguro que la moral de Kaká no está por las nubes. Que vuelva a ser el de antes dependerá del empeño que tenga en conseguirlo, aunque en este aspecto no ofrece muchas dudas ya que es un tipo sano, que ama su profesión y sólo es feliz sobre el césped…

Otra cosa es que para volver a ser el de antes, se vea obligado antes a hacer las maletas. Con la llegada de Mesut Ozil, el brasileño no tiene sitio en el once titular de Mourinho. Y es que el centrocampista alemán, que llegó por una cantidad bastante inferior a la de Kaká, 15 millones, se ha convertido en un hombre imprescindible por ser un jugador bastante más decisivo que el Kaká de hoy en día. El ex del Werder Bremen es el ‘gran rival’ del ‘8’ blanco por un puesto en el once, ya que Xabi Alonso es fijo al lado de Lass o Khedira.

La difícil situación del brasileño no parece que vaya a cambiar en los próximos meses, algo que podría acabar provocando su salida por la puerta de atrás, a un precio bastante inferior al que se pagó por él. Ya nadie confié en él, aunque tampoco se duda de sus cualidades, pero hace tiempo que tiene colgado el cartel de prescindible (desde la mencionada aparición de Ozil). El tiempo se le acaba, todo está en su contra y la apuesta que Florentino realizó en su día se acerca peligrosamente al fracaso.

Tema de la Semana: Análisis del Mercado de Invierno

Por Ander Barroso.-

Fernando Torres – Chelsea (58 millones): Además de ser el traspaso más caro de la historia de un futbolista español, la venta de Fernando Torres al Chelsea también es la más alta del mercado invernal y el sexto más caro de toda la historia. El gran interés de los ‘Blues’ y del propio Torres, que estaba un tanto desencantado con el discreto papel que está haciendo el Liverpool, ha sido decisivo en unas negociaciones que los ‘Reds’ han apurado hasta última hora para sacar el mayor partido posible. Torres firma hasta el 2016 con el Chelsea de Carlo Ancelotti.

Andy Carroll – Liverpool (40 millones): En St. James Park empezaban a asimilar que su estrella, Andy Carroll, no tardaría en dar el salto a un grande al ritmo que iba, pero no se imaginaban que su marcha se produciría en el mercado invernal. El Liverpool se  hace con el máximo goleador nacional de la Premier, con once dianas, por una cantidad bastante alta, 40 millones. Carroll aterriza en Liverpool con la fama de tener un carácter problemático y para ser el acompañante de Suárez en ataque. En el Reino Unido ya hay quien le ve por delante de Rooney en la selección. Tiempo al tiempo.

Edin Dzeko – Manchester City (31,5 millones): El Wolfsburgo ha hecho el ‘agosto’ con el fichaje de Dzeko por el Manchester City. Manteniendo su política de tirar la cosa por la ventana, los ‘Citizens’ han pagado de treinta y un millones por este delantero bosnio que desde que llegó a la Bundesliga no ha hecho más que elevar su caché. El año pasado fue el máximo goleador del campeonato alemán y Mancini le quiere como titular de este City.

Luis Suarez – Liverpool (26 millones): El fichaje de Luis Suarez por el Liverpool varios días antes de la marcha de Torres, anticipaba la posterior venta del Niño. En la órbita de los grandes de Europa, al final el destino del delantero charrúa será Anfield Road. Llega para ser el gran referente de los ‘Reds’ en la delantera y los 26 kilos que ha pagado el Liverpool no son nada comparados con los 40 desembolsados por Carroll. Cualidades le sobran y a priori es una apuesta para muchos años. Es una garantía de goles y tiene mucha movilidad.

Emmanuel Adebayor – Real Madrid (cedido): Mourinho ya tiene al ‘9’ del que tanto se ha hablado. Adebayor jugará como cedido hasta junio con el Real Madrid, que se reserva una opción de compra de 15 kilos. Con Higuaín en el dique seco, no era lógico que el equipo blanco afrontara lo que resta de curso con Karim Benzema como única garantía en la delantera. El atacante togolés está lejos del gran nivel que mostró en el Arsenal, pero ha poco que se ponga las pilas, algo de lo que el propio ‘Mou’ se encargará, puede quitarle el puesto a Benzema…

Antonio Cassano – Milan (coste cero): Una fuerte discusión con el presidente de la Sampdoria acabó con Cassano fuera de la ‘Samp’. Apartado del equipo, el ‘Bambino’ no ha tardado en moverse y encontrar un sitio en un grande de Italia. El Milan sólo tendrá que pagar cinco millones por su fichaje, que curiosamente no van destinados a su anterior equipo, sino que al Real Madrid. A priori llega para ocupar el hueco de Inzaghi y ser un hombre clave en las segundas partes, aunque conociendo su personalidad, habrá que ver como se amolda a ese papel.

Darrent Bent – Aston Villa (21, 5 millones): Uno de los fichajes más caros de la Premier. Hace tiempo que Darrent Bent dejó de ser una promesa del fútbol inglés. El año pasado marcó más de la mitad de los goles del Sunderland, pero la llegada de Denny Welbeck y Gyan Asamoah le había restado protagonismo en los ‘Black Cats’ este, donde ya no era imprescindible para Steve  Bruce, que dio vía libre para el traspaso cuando conoció la mareante oferta de veintiún millones y medio por parte de los ‘Villanos’.

Luiz  Gustavo – Bayern Munich (17 millones): El defensa más caro del mercado de invierno. Procedente del Hoffenheim, el ex del Corinthians era el hombre elegido por Van Gaal para suplir los desperfectos que sufre este Bayern en la zaga y en Munich se la juegan con un traspaso que ronda los 17 kilos. Este brasileño de 23 años también puede actuar en el centro del campo, como centrocampista defensivo y es el fichaje más caro de la Bundesliga.

Andrea Ranocchia – Inter de Milan (15 millones): La lesión de larga duración de Samuel ha obligado al Inter a apostar por Ranocchia antes de lo previsto. Y es que el equipo nerazzurri pagó parte de su fichaje en verano, asegurándose su refuerzo en un futuro. A sus 22 años, es uno de los centrales con más proyección del Calcio. Debutó de la mano de Prandelli en noviembre con la ‘Azzurra’.  

Giampaolo Pazzini – Inter de Milan (13 millones): El mercado invernal ha sido catastrófico para la Sampdoria, que primero vio como su presidente Riccardo Garrone echaba a Cassano y poco después traspasaba a Pazzini al Inter de Milan. Con la ‘Samp’ ha rendido a un gran nivel, se ha convertido en uno de los mejores goleadores de Italia y en el Giuseppe Meazza puede ir a más. El domingo debutó con dos goles con los que el Inter empieza a amortizar los 13 kilos que ha pagado por este delantero de 26 años.   

Ryan Babel – Hoffenheim (7 millones): Sus primeras dos temporadas en el Liverpool fueron impresionante, pero las lesiones y la falta de regularidad han acabado echando a pique la carrera de Babel en el equipo británico. La llegada de Joe Cole en verano fue una clara señal de que estaba condenado a hacer las maletas si quería tener minutos. Llega al Hoffenheim, por una cantidad cercana a los 7 millones.

Juanfran – Atlético (4,2 millones): Criado en la cantera del eterno rival, Juanfran al Atlético como sustituto de Simao. Estaba siendo uno de los hombres más destacados de Osasuna esta temporada y en el Manzanares gusta porque es un extremo puro, con mucho descaro y regate, que sin duda alguna, aportará verticalidad al juego ofensivo de los de Quique. El Osasuna se lleva algo más de cuatro millones por la venta de Juanfran, que será colchonero hasta el 2014.

Ibrahim Afellay – Barca (3 millones): Acababa contrato el próximo verano y ante el temor de que se pudiera irse gratis a un grande, el PSV ha acabado traspasándole al Barcelona por una cantidad inferior a la que en realidad vale. El holandés cumple con los requisitos que se necesitan para jugar en la plantilla culé, ya que es un tipo muy técnico y eléctrico. Su polivalencia, puede actuar tanto de centrocampista como de extremo, es otra de los factores que Guardiola ha tenido en cuenta a la hora de apostar por su fichaje. Será un jugador a tener en cuenta en los tramos importantes este mismo año.

Julio Baptista – Málaga (2 millones): El fichaje estrella de este Málaga. Tras militar en el Sevilla y Real Madrid, la ‘Bestia’ vuelve a España para recuperar su mejor nivel y ser uno de los líderes de este renovado Málaga. Baptista regresa al fútbol español procedente de la Roma, dónde no ha sido capaz de demostrar todo su potencial. De ahí que el equipo capitalino lo haya vendido por tan sólo dos millones, cantidad bastante inferior a la que en su día pagó el Madrid al Sevilla.

Martin Demichelis (cedido): Pese a que la de Demichelis no es una compra, sino que una cesión, su gran trayectoria hacen que su llegada al Málaga bien se merece que sea destacado en este artículo. El argentino llega para apuntalar la defensa más goleada de Primera y contar con los minutos que Van Gaal no le estaba dando en el Bayern. Tampoco debemos de otros refuerzos que también llegan para ser titulares como Asenjo, Camacho o Maresca.

Simao Sabrosa – Besiktas (2 millones): La marcha de Simao fue igual de sorprendente que fugaz. En el Manzanares se sigue sin entender la venta de un hombre importante en los esquemas de Quique por tan solo 2 millones. Es una de las grandes apuestas de un Besiktas que está desesperado por volver a la senda del éxito y que no ha parado de mover ficha en este mercado invernal. Almeida y Manuel Fernandes, son otros de los refuerzos a destacar del equipo turco.

Ivan Rakitic – Sevilla (1,5 millones): La apuesta que ha hecho el Sevilla por Rakitic es muy acertada. El conjunto hispalense se ha hecho con el futbolista con más talento del fútbol croata y el hombre que le hacia jugar a este Schalke 04 por tan solo medio millón y medio. Sus 22 años hacen que sea una apuesta para muchos años. Llega para darle equilibrio a una medular que se había caracterizado por tener más músculo que el talento que a partir de ahora le dará Rakitic.

Tema de la Semana: Mourinho ya tiene el ansiado ‘9’

Por Ander Barroso.-

Conocido por sus innumerables salidas de tono, Emmanuel Adebayor llega al Real Madrid para volver a ser el jugador que fue en su paso por el Arsenal. Mancini le tenía condenado al ostracismo debido a su prepotencia y la cesión del delantero africano al equipo blanco satisface a todas las partes implicadas. El futbolista tendrá  los minutos que en no iba a tener con los ‘Citizens’, Mourinho ya tiene al ansiado ‘9’ que quería y el City evita pagar su nomina salarial, la segunda más alta de la plantilla.

El togolés comenzó sus andadas en el fútbol francés. Fue descubierto por el Metz, cuando sólo tenía quince años y sólo tardo dos en dar el salto al primer equipo. En las cinco temporadas que disputó en la Ligue 1 (dos en el Metz y tres en el Mónaco), Adebayor no tenía la técnica y movilidad que tiene hoy en día. La culpa la tiene Arsene Wenger, que apostó por él y le convirtió en un gran delantero.

En Londres vivió sus días más felices. Alcanzó una madurez bestial y se convirtió en uno de los delanteros más temidos por los defensas de la Premier. Su buen nivel no le cambió el carácter que ya heredaba de su paso por Francia y Wenger se empezó a cansar de él. Por eso, cuando apareció el City con una mareante oferta de 29 kilos no se lo pensó dos veces.   

A Manchester llegó como el líder de larga lista de fichajes de primer nivel que habían realizado los ‘Citizens’. Sin embargo, Adebayor ha estado lejos del nivel que se esperaba de un delantero de su caché en su año y medio en el Manchester City. En su primera temporada marcó catorce goles y no dio un mal nivel, pero ha sido este año cuando se ha acentuado su desencuentro con Mancini y sólo ha disputado diez partidos en todo el año.

La falta de minutos con la que llega es uno de sus pocos inconvenientes, además de su ya mencionada personalidad. Delantero fortísimo, con una gran zanjada, que pese a su gran envergadura, tiene  mucha movilidad y un gran regate. No es un delantero tan goleador como puedan ser Cristiano Ronaldo o Higuaín y sólo como ‘gunner’ en la temporada 2007/2008, superó la barrera de los quince tantos (marcó 24). No es una apuesta. A priori, es un apagafuegos para esta temporada, pero al que a buen seguro, ‘Mou’ sacará mucho provecho.

Tema de la Semana: El triunfo de la perfección

Por Ander Barroso.-

El segundo Balón de Oro de Lionel Messi con sólo 23 años ha sido más cuestionado que el primero, por el hecho de que Xavi Hernández y Andrés Iniesta habían realizado un año más completo debido al éxito de España y el fracaso de Argentina en Sudáfrica. Messi era el único jugador que podía romper la teoría de que en año de Mundial siempre se premia a alguien que lo haya ganado, casos de Zidane (1998), Ronaldo (2002)  o Cannavaro (2006) y lo ha hecho.

El argentino se impuso por 174 votos a un Iniesta que ganó la partida, por poco, a Xavi. Los dos españoles contaron con el apoyo de las selecciones europeas más potentes, mientras que Messi se vio respaldado por buena parte de las combinados sudamericanos y selecciones desconocidas, que han premiado sus exhibiciones por encima de lo que sucedió en el Mundial, algo totalmente respetable.

Decir que no se lo merece me parece una barbaridad. Puede que Xavi e Iniesta lo merezcan tanto como él, pero en 2010, la ‘Pulga’ ha superado todos sus registros goleadores (60 goles en 62 partidos) y ha dado exhibiciones allá donde ha ido. Quedarse con un partido de Messi es imposible, porque el argentino muestra en todos algún detalle de calidad, pero si que se pueden destacar sus cuatro goles en la vuelta de los cuartos al Arsenal o sus cinco hat-tricks (Tenerife, Almería, Valencia, Zaragoza y Sevilla).

Pero Messi es mucho más que sus goles. No sólo es el ‘amo’ en el aspecto goleador, sino que también a la hora de dar asistencias, un apartado dónde también les gana a sus contrincantes. El argentino se ha convertido en el cuarto futbolista de la historia en conseguir en un mismo año Balón de Oro y Bota de Oro, antes lo habían hecho Gerd Muller (1970), Ronaldo (1997), Cristiano Ronaldo (2008).

Poco a poco está llegando a la cima de los más grandes. Ya suma cuatro años consecutivos sin salir del podio, algo de lo que sólo puede presumir Raymond Kopa, entre 1956 y 1959. Va camino de superar a mitos como Platini, Cruyff o Van Basten, que tienen tres galardones en su haber. A sus 23 años, el mundo es suyo y va camino de ser el mejor futbolista de la historia, aunque para ello todavía tiene una asignatura pendiente con su país.