¿DÓNDE ESTÁ… El ´Chino` Losada

¿Os acordáis del ´Chino` Losada? Difícil de olvidar a uno de los grandes referentes del Oviedo en los últimos años que el cuadro asturiano estuvo en la élite del fútbol español. Pues bien, el futbolista de Vigo apura sus últimos goles y destellos de calidad en Hong Kong, en el Kitchee SC, vigente campeón de la liga local. Allí es un ídolo para los aficionados y también se ha convertido en un icono publicitario llegando a realizar varios anuncios.

Ahora, Losada vive el fútbol de otra manera. Está disfrutando de la experiencia que está viviendo a sus 35 años y ya no siente la misma presión al saltar al césped que en sus tiempos en Primera. Es una experiencia totalmente distinta, pero obviamente él no olvida sus inicios. Debutó con 18 años en el Carlos Tartieri y mostró algunas pinceladas de su talento, pero de ahí a hacerse un nombre hubo un trecho importante.

Tras dos años en los que apenas tuvo protagonismo, el Oviedo decidió cederle al Toledo, donde realizó una temporada bastante buena y volvió a reencontrar sensaciones óptimas. El conjunto asturiano siguió muy de cerca su trayectoria y decidió darle una segunda oportunidad. A Oviedo regresaría un jugador con mucha más confianza de la que se marchó…

Se hizo un nombre dentro del equipo y fue una de las pocas amenazas de las últimas cabalgadas del cuadro ovetense. Eléctrico, vertical y combinativo, los defensas de la liga empezaron a quedarse con su matrícula. Pero en 2001 se consumó el descenso del cuadro ovetense a Segunda y fue entonces cuando Losada, con varias propuestas interesantes, abandonó el Oviedo para recalar en el Mallorca. En Palma las cosas no marcharon como él esperaba y tras un primer año decepcionante, Losada decidió regresar a casa para intentar sacar del abismo a un Oviedo hundido en las penurias de la Segunda.

No lo consiguió y tras su desaparición, a Losada no le quedó otra que buscarse la vida. Decidió aceptar la oferta del Valladolid, donde estuvo jugando tres años. Después estuvo en el Las Palmas, ya lejos de su mejor nivel. Cumplió su contrato de un año en las Islas para volver a casa, a las filas del Lugo, equipo de la Segunda B. Tras tres temporadas en el categoría de bronce, surgió la exótica idea del fútbol asiático y él no se lo pensó dos veces. Allí disfruta y todavía hace disfrutar a la gente con su fútbol. Está lejos pero bien merece seguir siendo recordado.

Anuncios

¿Dónde está… Jorge Andrade?

Por Ander Barroso.-

El Oporto se ha convertido en los últimos años en un gran exportador de centrales. Jorge Andrade fue el primero de una larga lista de zagueros que ha salido de los ‘Dragones’ para triunfar por Europa. Al central de Lisboa le siguió un año más tarde Ricardo Carvalho, recalando en el Chelsea. Entonces apareció Pepe, que pronto se convirtió en el líder de la zaga por sus cualidades y galones de líder pese a su corta edad. Pinto da Costa parecía decidido a mantener al nuevo jefe de la zaga, pero apareció el Real Madrid con una irrechazable oferta de 30 ‘kilos’.

A día de hoy, Pepe y Carvalho son los dos centrales titulares de Mourinho en el equipo madridista, mientras que Andrade lleva más de un año retirado y actualmente está centrado en sus negocios de hostelería. Central fuerte y realmente veloz, el defensa de Lisboa vivió sus mejores días como futbolista en el Depor. Indiscutible en las cuatro temporadas que vistió la camiseta blanquiazul, Andrade se convirtió en una pieza indiscutible para Javier Irureta.

Con el central luso como líder de la zaga, el Depor llegó a las semifinales de la Champions tras lograr una de las grandes machadas que se recuerdan en la historia de la Copa de Europa, al remontar un 4-1 adverso frente al Milan. En las ‘semis’ esperaba el Oporto, un equipo al que Andrade conocía muy bien y de dónde guardaba grandes recuerdos. La eliminaría, muy táctica, se la acabaron llevando los hombres de Mourinho, que semanas después se coronarían en la final ante el Mónaco.

Andrade se convirtió en uno de los jugadores blanquiazules con más ‘novias’, pero Lendoiro fue fiel a su estrategia de no regalar ni un solo céntimo. Tras muchos tiras y aflojas lo traspaso a la Juventus, por 15 millones, en lo que sin duda alguna el tiempo demostró que fue un gran negocio para el Depor. Al Calcio llegó para apuntalar la defensa de la ‘Vecchia Signora’, pero no pasó ni un mes de su debut cuando se rompió la rotura completa de la rótula de la pierna izquierda, lo que le obligó a pasar por el quirófano por segunda vez en año y medio, ya que en marzo del 2006 se fracturó el tendón rotuliano esa misma pierna.

Siempre nos quedará la incógnita de saber hasta donde podría haber llegado este defensa al que las lesiones le arruinaron los mejores años de su carrera deportiva en Turín. Tras su paso por la Juve estuvo a prueba unos meses en el Málaga, pero los dos años de inactividad le pesaron y Muñiz acabó descartándole, lo que le hizo darse cuenta de que era el momento de colgar las botas.

¿Dónde está… Kizito Musampa?

Por Ander Barroso.-

Nacido en Kinshasa, la tercera ciudad más poblada de África por detrás de Lagos y El Cairo, Kizito Musampa es uno de los pocos futbolistas que han emigrado al fútbol español procedentes de la Republica de Congo en la última década. A sus 33 años, el centrocampista con pasaporte holandés se encuentra sin equipo, tras su estancia en el Metz francés.

Su carrera tenía mucho futuro en sus inicios en el Ajax. Sin embargo, en Amsterdam no terminó de hacerse un sitio y probó suerte en el Girondins de Burdeos, con vistas puestas al Mundial de Francia que se iba a disputar en el mes de junio. Pese a ser un futbolista eléctrico y con mucha casta, nunca llegó a la absoluta y sus dos años en las tierras galas no fueron demasiado positivos.

Entonces apareció el Málaga. Allí formó parte de aquel equipo histórico que disputó la Copa de la UEFA, en el que estaban otros ilustres como Dely Valdés o Dario Silva. Tras despuntar en el cuadro andaluz, el Atlético le dio la oportunidad de su vida, previo pago de 3 ‘kilos’ a la entidad malaguista, pero en el Manzanares, pese a cuajar un gran inicio, no brilló y acabó siendo cedido al Manchester City.

Con los ‘Citizens’ amplió su cesión un año más del pactado. En el City siguió calentando banquillo y echando a perder años de su carrera. Pasó con más pena que gloria por la Premier y en 2007 fichó por el Trabsnzospor. Estaba condenado al ostracismo y las cosas no fueron a mejor en su periplo turco.

Decidió regresar al lugar que le vio nacer, la Eredivisie. Primero probó con el AZ, pero sólo duro dos meses. Más tarde lo intentó en el Willem, con el que se vio un pequeño atisbo de mejoría, que no tardó en desaparecer. En sus últimos años había perdido parte de la velocidad que tenía y será difícil que descuelgue las botas que colgó hace año y medio.

¿Que fue de… Gerard López?

Por Ander Barroso.-

Hace veinticuatro meses, Gerard López estaba en el paro. Con 30 años, el centrocampista de Granollers empezaba a asimilar lo que podía ser su vida sin el fútbol. Hasta que apareció una apetitosa oferta del Girona que no dudó en aceptar. Dos años más tarde, el ex de Barca y Valencia, sigue disfrutando del fútbol en el equipo rojiblanco, junto a otro ex culé como Jorquera.

Formado en La Masía, Gerard no era del agrado de Louis Van Gaal y el Valencia se hizo con sus servicios. Su etapa en Mestalla sólo duro dos años (ganó una Supercopa de España), entre medias estuvo cedido una temporada en el Alaves. Fue en Vitoria dónde consiguió sus mejores registros goleadores y empezó a hacerse un nombre en el fútbol español.

En el verano del 2000, regresó al Barcelona de la mano de Serra Ferrer. En el equipo blaugrana estuvo cinco temporadas, pero nunca logró la constancia que se necesita para triunfar. Puede que él tampoco se ganará esa continuidad. Su único titulo liguero llegó en su última temporada como blaugrana.

Convencido de que triunfar en ‘Can Barca’ estaba muy caro, Gerard volvió a hacer las maletas por segunda vez. Su paso por el Mónaco fue un paso atrás en su carrera. Con decir que jugó trece partidos en dos años es suficiente para dar por buena esta teoria. Tras su fracaso en la Ligue 1, el único deseo del catalán era regresar al fútbol español.

Las pocas propuestas interesantes que le llegaron eran del extranjero y Gerard apostó por el Recreativo. En Huelva tuvo protagonismo, aunque es cierto que no fue indiscutible. Tras el descenso del Recre estuvo en la lista negra, debido entre otras cosas, a su importante ficha. Se quedó sin equipo pero apareció el Girona para darle de comer y hacerle seguir disfrutando de lo que más le gusta hacer.