Minuto 91: El Espanyol y la cantera como supervivencia

Por Francisco Ortí.-  

Las canteras miden la salud del futuro de un club. Cada entidad la trabaja bajo unos ideales, impulsada por distintas necesidades o patrones de juego. España es un ejemplo de las diversas formas en las que puede entenderse este vivero futbolístico. Mientras que el Real Madrid desarrolla futbolistas de Primera, la Masía diseña jugadores para el primer equipo del Barcelona. En el Athletic de Bilbao representa una filosofía. Y en el Espanyol la cantera supone un modo de supervivencia.

Golpeado por graves problemas económicos, durante la última década el Espanyol ha encontrado en la ‘fábrica’ de Sant Adrià un modo de financiación. Han sido varios los canteranos que han abandonado la disciplina perica dejando ingresos en las arcas del club, pero no por ser habitual deja de sorprender -incluso indignar- a una afición demasiado acostumbrada a inesperadas decepciones. El último golpe ha sido la venta de dos titulares habituales como Víctor Ruiz (Nápoles) y Dídac Vilá (Milan) a cambio de diez millones de euros aproximadamente.

El traspaso se produce justo cuando el Espanyol está atravesando uno de sus momentos más dulces a nivel deportivo. El equipo ha superado el ecuador de la competición rozando los puestos de Champions League, desarrollando un fútbol vistoso y conectando con la grada de Cornellá. Mauricio Pochettino lidera un equipo que se basa en el producto de fabricación propia, con talentos como Javi Márquez, Raúl Baena, Álvaro Vázquez o los defensas ya mencionados. Todo ello rodeado de ‘forasteros’ de calidad como Callejón, Luis García o Osvaldo, entre otros.

Lo visto en la primera vuelta de la competición había despertado una corriente de optimismo en el entorno espanyolista, pero los traspasos de dos pilares básicos como Dídac y Víctor Ruiz han sembrado dudas sobre el futuro del equipo en lo que resta de temporada, sobre si será capaz de mantener el nivel mostrado en el primer tramo de la campaña y, especialmente, si logrará amarrar un puesto de competición europea de cara al próximo año.

Desde la dirección del club se ha esgrimido que era necesario recibir una inyección económica en este momento y las ventas han permitido sanear las cuentas, sin -según los dirigentes- afectar al potencial deportivo. Una verdad a medias. Se ha rechazado ofertas por Javi Márquez, al considerar que su marcha sería más traumática, pero se deja marchar a dos titulares habituales y los dos de la defensa, trastocando seriamente la retaguardia.

Así pues, Mauricio Pochettino está obligado a protagonizar un nuevo milagro, buscando la solución -como es habitual- en la cantera. Jordi Amat, a quien el técnico argentino ya ha estado rodando, es el recambio natural de Víctor Ruiz para formar la zaga junto a Forlín. El heredero de Dídac Vilà será David García, aunque Víctor Álvarez llama con fuerza a las puertas del primer equipo. Mientras Pochettino reconstruye la defensa, Sant Adrià continúa fabricando talentos. Rubén Duarte, Albert Canal, Maxi Rosales, Sergi Coll, Marc Samper tienen en sus manos el futuro del Espanyol. Y de sus cuentas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s