Minuto 91: La ‘nivola’ de Del Bosque, autor-actor

Por Francisco Ortí.-

Comedido, unísono y correcto. Tan correcto que a veces resulta soso. Así es Vicente Del Bosque. En un fútbol dominado por el histrionismo, los excesos y los desaires en las salas de prensa, el seleccionador español representa un contrapunto de moderación y prudencia. Ni grita, ni se enfada. Ni siquiera se alegra desmesuradamente. No hace, pero es. Como Augusto Pérez, el narrador y protagonista de la nivola Niebla, Vicente del Bosque no lucha por hacer, si no que se preocupa por el ser.

¡Hacer…, hacer…, hacer! ¿Te parece que hacemos poco con estar así hablando? Es la manía de la acción, de la pantomima. Dicen que pasan muchas cosas en un drama cuando los actores pueden hacer muchos gestos y dar grandes pasos y fingir duelos y saltar y… ¡Pantomima! Que hablan demasiado dicen otras veces. Como si el hablar no fuese hacer“, se puede leer en uno de los capítulos más famosos de la nivola en el que su autor, el salmantino de adopción Miguel de Unamuno, se convierte en actor de la obra y discute con su personaje hasta que decide recuperar la condición de autor y matarlo.

Vicente Del Bosque regresará a su Salamanca natal el próximo viernes para disputar con la Selección española un partido clasificatorio para la Eurocopa 2012. Vuelve a casa y lo hace convertido en campeón del mundo, tras la victoria en el pasado Mundial de Sudáfrica 2010. Él es el autor de una selección que ha conquistado al universo futbolístico con un estilo de juego embriagador que seduce al mismo tiempo que arrolla a sus rivales.

Del Bosque ahora es el autor de esta Selección, pero, como en Niebla, el autor puede convertirse en personaje o viceversa. Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que el seleccionador fue jugador de la Roja y su mejor recuerdo de esa época, seguramente, tendrá a Salamanca como escenario pues fue allí, en su ciudad natal, donde Vicente Del Bosque anotó el único gol que figura en sus estadísticas como jugador internacional por España.

El 13 de diciembre de 1978, también con la participación en una Eurocopa como objetivo-en ese momento luchaba España luchaba por estar en Italia’80-, la Roja saltó al césped de El Helmántico para enfrentarse a la débil selección de Chipre. Miguel Ángel, Marcelino, Migueli, Cundi, Alexanko, Villar, Asensi, Heredia, Santilla y Argote formaban un once capitaneado por Vicente Del Bosque, para quien el partido tenía un significado por suponer su regreso a Salamanca.

El encuentro no rompió el guión programado y España venció sin problemas por 5-0. Asensi, Rubén Cano y Santillana, por partida doble, contribuyeron con sus tantos a la victoria española, pero hubo un gol que se celebró más que cualquier otro. No fue ni el primero. Tampoco el que completaba la manita. Fue el segundo, el que llegó a los diez minutos, y fue así gracias a su autor. No era otro que Vicente Del Bosque. Era su primer gol como internacional y precisamente lo hacía en su casa.

Y este viernes, el que fuera personaje se una gesta vuelve como autor de otra. Vicente Del Bosque ha encontrado el éxito como entrenador siguiendo los mismos principios con los que Unamuno creó su nivola. “Una novela, como de una epopeya o de un drama, se hace un plano; pero luego la novela, la epopeya o el drama se imponen al que se cree su autor. Una novela se hace a sí misma“, explica Unamuno en el prólogo de Niebla. Del Bosque no ha impuesto su ego, sino que ha permitido que la Selección se haga a sí misma y se convierta en la campeona del mundo. “Mientras vivan las novelas pasadas vivirá y revivirá la novela. La historia es resoñarla“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s